El general de Carabineros Rodney Weber comentó este martes el desalojo que debió efectuar este martes personal policial tras la nueva toma del Internado Nacional Barros Arana (Inba) ocurrida esta mañana.

"Nosotros estábamos buscando dos cosas, a delincuentes y estudiantes que pueden haber estado atemorizados por los hechos que habían cometido", afirmó el jefe de zona Metropolitana Oeste en declaraciones consignadas por Emol.

Consultado si los tres detenidos son estudiantes o antisociales, indicó que "la judicialización va a determinar si cometieron algún tipo de delito en el interior".

Respecto a las críticas de los estudiantes por el ingreso con armas desenfundadas por parte de Carabineros, Weber precisó que esto es justificable debido a que "los encapuchados ingresaron violentamente al lugar. En las cercanías teníamos un dispositivo y fue intimidado y agredido con objetos contundentes y como una medida de autoprotección el personal desenfundó su armamento y apuntó al suelo. Se cumplieron los protocolos".

"Se produjo un delito violento, que fue la ocupación ilegal, violenta y con intimidación del personal de este colegio. Un grupo de aproximadamente 30 encapuchados hicieron ingreso y luego se ocultaron al interior de sus dependencias", agregó.

Además, explicó que "el uso de perros policiales se debe a que éste es un terreno de 7,5 hectáreas aproximadamente con siete mil metros cuadrados de construcción habilitados y hay muchos lugares en que pueden estar escondidos los delincuentes y por otra parte los estudiantes que están legítimamente luchando por sus reivindicaciones".

Por último, Weber mandó el siguiente mensaje a los apoderados de los estudiantes que participaron de la toma del recinto: "(Yo no soy) nadie para dar consejos a los padres. Yo soy padre igual que todos. Pero le aseguro que en mi casa mis hijos me obedecen".

PUB/CM