El arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, presidirá una misa de desagravio en la iglesia de la Gratitud Nacional, tras las profanación que sufrió el templo y el daño a un crucifijo, registrado el día jueves en el marco de las movilizaciones estudiantiles.

La ceremonia está programada para las 18:00 horas del sábado, en el recinto eclesiástico.

Tras el ataque el vicario de la zona centro del Arzobispado de Santiago, Marek Burzawa aseguró que "como Iglesia estamos de acuerdo con las manifestaciones pacíficas, pero la violencia no es el camino adecuado”.
 
Por su parte el padre Galvarino Jofré, director de Salesianos Alameda, acentuó ayer la poca protección de la iglesia frente a este tipo de hechos: “Esperamos que haya mayor resguardo y ojalá que estas manifestaciones no tengan el mismo punto de llegada. Estamos estudiando acciones legales”.
 
Cabe recordar que para las manifestaciones del 21 de mayo en Valparaíso, que le costaron la vida a Eduardo Lara – quien falleció por asfixia luego de que encapuchados incendiaran el inmueble que  protegía - el cardenal Ricardo Ezzati hizo un enérgico llamado a construir la paz social. 

“Hay un malestar del cual nosotros como sociedad tenemos que hacernos cargo. Hoy más que nunca tenemos el deber de escuchar con atención cuáles son las causas que están produciendo este clima de violencia, pero al mismo tiempo, preguntarnos por qué algunos en nuestra comunidad están utilizando estos métodos violentos y crueles, que no llevan a nada bueno y positivo. Solo el diálogo, la reflexión y el discernimiento nos llevarán a soluciones positivas. Un diálogo a rostro descubierto, dando la cara, pero no la violencia de encapuchados”, dijo en esa oprtunidad. 

PUB/NL