Parecía una película de terror, pero no lo fue. Se trató de un peculiar ataque que recibió un carabinero en Casablanca, en la Región de Valparaíso, quien terminó mordido en el muslo por un joven quien, estando en un estado casi al borde de la conciencia, iba a ser detenido por el uniformado. 

Según informa La Estrella de Valparaíso, todo ocurrió a las 04:45 de este martes cuando tres carabineros patrullaban por la calle Constitución de Casablanca. Ahí detectaron a una pareja de pololos que estaban en estado deplorable, a causa de la ingesta de alcohol. Entonces, uno de los uniformados quiso detener a al hombre de 22 años, identificado con las iniciales M.A.R.A., pero este opuso resistencia. 

Con el objetivo de defender a su pareja, S.F.M.U. de 17 años golpeó a uno de los uniformados con una botella y ello permitió que los uniformados se distrajeran en su tarea de reducir al muchacho. Este, aprovechando que su novia lo estaba “ayudando”, no encontró nada mejor que morder -como si fuera un zombie- a uno de los oficiales.

Tras detener a la pareja, el carabinero mordido, identificado como el cabo segundo D.A.C. de la 5ª Comisaría de Casablanca se dirigió al Hospital San José para constatar las lesiones que le provocó el joven que se creía zombie. Ahí comprobó que el mordisco no produjo rotura de piel, per sí una herida de carácter leve. 

El oficial que recibió el botellazo, identificado como L.P.L. también constató lesiones, quedando con una lesión menor en el dedo de la mano y una herida sin compromiso neurovascular. 

El tercer carabinero, identificado como C.D.J. fue diagnosticado con heridas leves tras recibir manotazos y patadas de la pareja de pololos.

Tras el hecho, los detenidos fueron derivados al tribunal de garantía para ser formalizados por maltrato de obra a carabinero de servicio con resultado de lesiones de carácter reservado y leves. Por otra parte, los oficiales se recuperan de las lesiones provocadas por el virulento ataque. 

PUB/JLM