Hasta mañana viernes, los abogados de los imputados por la responsabilidad en la fallida alerta de maremoto emitida el 27 de febrero de 2010 y que provocó la muerte de 105 personas, postergaron la decisión de aceptar o no la oferta de la suspensión condicional del procedimiento realizada por el fiscal regional Occidente, José Luis Pérez Calaf. 

Entre los imputados se encuentran el ex subsecretario del Interior, patricio Rosende; la ex directora de la Onemi, Carmen Fernández el ex director del SHOA, Mariano Rojas. 

Sobre las tratativas que lleva adelante Pérez Calaf con las defensas, según reproduce La Tercera, el fiscal afirmó que “no existe ninguna resolución todavía. Me parece que lo más prudente es esperar”. 

“Entiendo que de aquí al viernes debiera haber una respuesta a una petición que les indiqué a las defensas, después de esa respuesta espero poder citar a los querellantes para darle a conocer cuál será la posición del Ministerio Público”, agregó. 

Sobre las condiciones par llegar a una salida alternativa, el fiscal confirmó que se están negociando sumas de dinero a pagar con el fin de indemnizar a las víctimas. 

No obstante, Pérez Calaf enfatizó además la importancia de que los acusados hagan un reconocimiento de los hechos. 

“No solamente la reparación va por un tema del dinero, sino que también debe plantearse en una audiencia pública y que los imputados tengan la oportunidad de dar a conocer su posición, tiene que haber una oportunidad de pedir perdón”. 

“Hay en este caso autoridades (en representación de las instituciones), que han pedido perdón, ahora falta que los imputados también puedan hacerlo”, puntualizó. 

PUB/NL