En el Cuarto Tribunal Oral en lo Penal de Santiago comenzó el lunes el juicio oral contra los padres de Bastián Bravo, acusados de producción y almacenamiento de pornografía infantil.

Mireya Sepúlveda e Iván Bravo, están acusados además por abuso sexual en contra de su hija menor.

La investigación contra la pareja comenzó en medio de la búsqueda de Bastián Bravo, quien en 2013 desapareció y luego fue hallado muerto. Las pericias establecieron que en la muerte del joven no hubo intervención de terceros.

Sin embargo, durante la investigación para dar con el paradero de Bastián se descubrió en la casa del joven un computador fotos que daban cuenta de los posibles abusos a los que era sometida la hermana menor del joven.

La fiscal Centro Norte, Paola Trisotti, solicitó penas de 11 años para Sepúlveda y de 6 años para Bravo.

Durante la primera jornada del juicio oral, consigna radio Biobío prestó declaración un funcionario de la PDI, con el fin de explicar el hallazgo de las fotografías.

PUB/NL