La Fiscalía Metropolitana Centro Norte decidió llevar a juicio a los padres del fallecido Bastián Bravo, el joven que tras su desaparición en 2013 movilizó a todo el país y cuya trágica historia tuvo un complejo giro.

El cuerpo de Bastián fue encontrado sin vida en la Cuesta Lo Prado tras dos meses de su desaparición y desde ese momento el caso se volvió más complejo, luego que la PDI comenzara a investigar a sus padres, Mireya Sepúlveda e Iván Bravo, por actos de connotación sexual contra la hija de ambos, que actualmente tiene 10 años.

En este marco, la fiscal a cargo del caso Paola Trisotti, solicitó una pena total de 11 años de presidio efectivo para la madre y 6 años para su pareja por los delitos de abusos sexual y producción y almacenamiento de material pornográfico infantil.

Según consigna este viernes Emol, las agresiones por las que son acusados los padres de Bastián Bravo ocurrieron entre el 2003 y el 2013, fecha en que fueron detenidos.

El Ministerio Público deberá probar las acusaciones Mireya Sepúlveda e Iván Bravo en el juicio que se encuentra programado para el próximo 18 de julio ante el Cuarto Tribunal Oral en Lo Penal.

PUB/NL