Tras dos semanas y dos días de que se iniciara el juicio oral en contra de los padres de Bastián Bravo, el Cuarto Tribunal Oral en lo Penal de Santiago dará a conocer el fallo del caso. La Fiscalía Centro Norte está solicitando una pena once años de cárcel por los delitos de abuso sexual y producción de material pornográfico infantil y otra de 5 años de presidio para los imputados Mireya Sepúlveda e Iván Bravo, respectivamente, quienes están acusados de presuntos abusos contra su hija cuando tenía seis años.

Según la investigación de la fiscal Paola Trisotti, los supuestos delitos quedaron al descubierto en noviembre de 2013 cuando el matrimonio hizo pública una denuncia por la desaparición de su hijo Bastián Bravo, de 20 años, quien fue hallado muerto el 21 de enero de 2014 en una quebrada de la Cuesta Lo Prado.

En el marco de las pericias por este suceso, personal de la Policía de Investigaciones (PDI) encontró en el computador que ocupaban los padres de Bravo una serie de 18 fotografías de alto contenido sexual tomadas a su hija, que entonces tenía 6 años, por lo cual ambos fueron detenidos. Las imágenes habían sido captadas por Mireya Sepúlveda con su celular y luego almacenadas en el computador del padre, según declaró la mujer.

Penas

La Fiscalía Centro Norte está pidiendo, en el caso de Mireya Sepúlveda Vivar, 7 años de presidio mayor en su grado mínimo como autora del delito de  abuso sexual impropio y 4 años de presidio menor en su grado máximo como autora de los delitos de producción de material pornográfico infantil.

En tanto, contra Iván Bravo Burboa, la fiscalía solicitó 4 años de presidio menor en su grado máximo como autor del delito de  abuso sexual impropio y 800 días de presidio menor en su grado medio como autor del delito de almacenamiento malicioso de material pornográfico infantil.