Gendarmería emitió este miércoles un comunicado ante el pronunciamiento de la justicia por el caso del incendio en la cárcel de San Miguel, reiterando su preocupación por el hacinamiento que existe en los penales del país.

Tras un juicio que se prolongó por más de nueve meses, el Sexto Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago comunicó hoy la resolución absolutoria de los ocho imputados en el caso por la muerte de 81 internos en el incendio en el Centro de Detención Preventiva de San Miguel del 08 de diciembre de 2010.

"Gendarmería de Chile expresa y reitera su más profundo pesar por el fallecimiento de las 81 personas en el fatídico incendio del penal de San Miguel, así como solidariza con sus familiares y entorno más cercano, entendiendo el dolor que estas pérdidas significan para ellos", planteó la institución dependiente del Ministerio de Justicia.

Gendarmería destacó que "la muerte de cualquier persona bajo nuestra custodia, es también motivo de dolor", especificando que "consecuente con lo anterior, la actual administración penitenciaria ha sido clara y precisa en la necesidad que existe de transparentar la realidad de las cárceles y, a partir de un diagnóstico objetivo, en el cual nos encontramos trabajando en la actualidad, hacernos cargo de aquellos problemas más urgentes que hoy presenta el sistema penitenciario".

"El problema del hacinamiento, el principal obstáculo que tenemos para desarrollar políticas penitenciarias, nos afecta y repercute a todos como sociedad", argumentaron, agregando que "del hacinamiento se deriva también el poco margen de acción para aplicar criterios más finos de segregación de la población penal, que nos permitirían facilitar la intervención de acuerdo a las características de cada grupo o persona".

"También, decir con claridad que cuando se conjuga con la violencia e irracionalidad de algunas personas recluidas, se transforma en focos de alto riesgo para la ocurrencia de eventos críticos", acotaron.

"Por instrucciones de las autoridades gubernamentales y en particular del Ministerio de Justicia, estamos trabajando para que este tipo de situaciones no se repitan y que la muerte de estas personas no sea en vano", señala el comunicado de Gendarmería, asegurando que "en lo inmediato nos hemos focalizado en la población penal primeriza y con mayores posibilidades de reintegración a la sociedad. Ya reubicamos a 282 internos en el CCP de Colina 1 para desarrollar un trabajo específico con ellos y cuyo fin no es otro que una reinserción efectiva".

Paralelamente, el Ministerio de Justicia estudia fórmulas para la construcción de nuevos recintos penitenciarios, una necesidad evidente que no puede obviarse y que requiere el concurso activo de la comunidad para su emplazamiento", señaló la institución, afirmando que aspiran a "un sistema penitenciario digno y humanista, tanto para las personas bajo nuestra custodia, como para nuestro personal que debe hacer mucho con muy poco".