Como Mariela del Carmen Fernández, de 34 años, fue identificada la mujer de nacionalidad argentina que murió tras ser apuñalada por su pareja en la comuna de Hualqui, en la Región del Biobío.

El hecho ocurrió alrededor de las 05:00 horas de esta jornada cuando el agresor llegó a la casa que compartía con la mujer y sus tres hijos, después de una reunión con sus amigos.

En el lugar se produjo una discusión entre ambos que terminó con la mujer muerta a cuchilladas y con el individuo herido de gravedad, luego de que se autoinfiriera diversas puñaladas.

El victimario, un sujeto de 35 años, debió ser internado en el hospital regional de Concepción, donde -según informó la policía- habría confesado la autoría del hecho, además de su intento de suicidio.

La fatal pareja tiene hijos de 11 y 4años de edad, además de un bebé nacido hace apenas un mes, y ya registraban denuncias previas por violencia intrafamiliar.

Por su parte, el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (Sernameg) tomó contacto con la hermana mayor de la víctima, quien viaja a Chile a realizar las diligencias correspondientes, para ofrecerle representación en el proceso judicial.

“Mariela no contaba con familiares cercanos en Chile, a través del Consulado de Argentina nos pudimos comunicar con su hermana mayor, que llegaría mañana a Concepción y con ella vamos a conversar acerca de lo que se necesite, y cuáles son las acciones a seguir, principalmente en el ámbito judicial, que nos permita contar con un patrocinio legal para presentar querella por femicidio”, señaló la directora regional del Sernameg, Valentina Medel Ziebrecht.

Y agregó que “una de las características de la violencia contra las mujeres es el aislamiento de las víctimas, lo que se agudiza cuando son mujeres migrantes porque sus redes no están cerca, por tanto es importante hacer el llamado a la denuncia, a pedir ayuda independiente de la situación en que se encuentren en el país".

"Todas las mujeres en su diversidad van a ser atendidas por los Centros de la Mujer, casas de acogida, policías y centros de atención a víctimas que tiene el Estado”.

Este hecho configura el cuarto femicidio del año en la Región del Bíobío, y el número 22 en el país.

PUB/NL