En el Tribunal Oral Penal de Temuco, a las 9:00 de este miércoles, comenzará el juicio por uno de los homicidios más mediáticos de los últimos años en la capital de La Araucanía: el asesinato de la psicóloga estadounidense Erica Hagan al interior del Colegio Bautista.

El único acusado en la causa es Domingo Javier Cofré Ferrada (44), quien fue formalizado el 12 de septiembre de 2014 por los delitos de homicidio calificado e incendio frustrado. Desde esa fecha se encuentra en prisión preventiva. El sujeto se desempeñaba como portero del Colegio Bautista de Temuco cuando ocurrió el crimen, en la noche del 5 de septiembre de 2014. 

Por el homicidio calificado, el fiscal de Temuco, Miguel Velásquez, pide una pena de 20 años de cárcel, mientras que por el segundo delito solicita una sentencia de 5 años y 1 día. La Intendencia de La Araucanía será parte en el juicio, tras querellarse contra Cofré Ferrada. El acusado tendrán dos abogados privados, Javier Müller y Luis Romero. 

En la acusación presentada por la fiscalía se consigna que Cofré Ferrada estaba contratado en forma temporal, entre el 1 de agosto y 31 de diciembre de 2014, para efectuar labores de portería en el colegio Bautista de Temuco entre las 16.00 y 24.00 horas de lunes a sábado, luego de las actividades lectivas formales diarias.  Erica Hagan, de 22 años al momento de su muerte, realizaba una pasantía. 

 

Sobre Erica Faith Hagan, se señala que llegó a Temuco el 28 de julio de 2014 en el marco de un convenio de colaboración entre el Colegio Bautista y el Georgetown College de Kentucky, Estados Unidos. Su viaje correspondía a una pasantía semestral voluntaria en virtud de la cual trabajaba en el fortalecimiento del idioma inglés con alumnos del establecimiento educacional. 

Según la acusación, el 5 de septiembre de 2014, entre las 21:10 y las 22:30 horas, cuando Cofré Ferrada se ecnontraba al interior del colegio, efectuando labores de guardia en el turno ya mencionado, se desplazó por el interior del establecimiento hasta un departamento que era habitado por la víctima. 

Añade que, "sabiendo que la víctima se encontraba sola en tal lugar, aprovechando su condición de garante de la seguridad de la afectada y del conocimiento de la inexistencia de otras personas o moradores que pudieran auxiliar a la víctima, ingresó a dicha dependencia sin la voluntad de su moradora, utilizando una puerta lateral que se encontraba sin seguro y que conecta dicho inmueble con un sector destinado a la lavandería". 

"Una vez allí, situado en un corredor del inmueble, ingresó al departamento de la víctima por una puerta interior, y al encontrarse con ella, quien estaba desnuda ya que se disponía a tomar un baño de tiña, comenzó a forcejear con ella, tomando luego un elemento contundente, específicamente un fierro comúnmente llamado 'atizador', utilizado para avivar el fuego de la estufa a leña, con el cual procedió a golpearla reiteradamente en la cabeza a raíz de lo cual la víctima resultó con un traumatismo encéfalo craneano abierto grave que le ocasionó la muerte en el mismo lugar", agrega la acusación de la fiscalía. 

También indica que "posteriormente tomó el cuerpo de la víctima y lo depositó boca abajo en la tina de uno de los baños del departamento, con agua caliente en su interior". 

"A continuación tomó algunos objetos de la víctima, como ropa interior, un Iphone, un Ipod, entre otros, y los introdujo al interior de la estufa a leña, provocando su destrucción por la acción del fuego". 

"Junto con esto, reunió otras especies combustibles fuera de la estufa, en un lugar del living comedor, apilando al efecto una frazada, ropa y otros elementos. Les aplicó una fuente calórica externa iniciándose un foco de incendio con el objeto de quemar el inmueble, y se retiró del lugar, no logrando su propósito pues el fuego no se propagó por el resto del inmueble debido a la falta de oxigenación, entre otras causas de acuerdo al informe del Departamento de Estudios Técnicos de Bomberos". 

"Momentos más tarde dejó una constancia falsa en el libro de novedades de la guardia, consignando que se había apersonado en dicho inmueble antes de las 22:30 hrs, donde se había entrevistado o conversado con una supuesta persona que se encontraría al interior de dicho lugar, dando noticia de un amago de incendio que no era efectivo”, concluye la acusación. 

El tribunal estará integrado por los jueces Juan Santana (presidente) Luis Torres y Luis Sarmiento y se estima que el juicio durará 15 días. En él intervendrán 87 testigos y peritos. 

PUB/JLM