La Corte Suprema ratificó el fallo que ordena a la Municipalidad de Viña del Mar y la empresa Inversiones e Inmobiliaria Molin Limitada, restituir a la Corporación de Fomento a la Producción –Corfo– los fondos rescatados desde el holding Inverlink, y que habían sido sustraídos a la entidad estatal.

En fallo dividido, la Tercera Sala del máximo tribunal confirmó así la resolución que ordena al municipio viñamarino restituir a la Corfo la cifra de mil ochocientos cuarenta millones setecientos ochenta y cuatro mil ochocientos noventa y cinco pesos; y a Molin Ltda. otros seiscientos sesenta y nueve millones ciento treinta y cuatro mil ochocientos ochenta y cinco pesos, montos que fueron sustraídos en 2003.

La sentencia del máximo tribunal descarta infracción de ley en las decisiones de primera y segunda instancia, las que establecieron que ambas entidades se aprovecharon de las conductas dolosas cometidas por el holding Inverlink.

"Se ha tenido por establecido en autos que un tercero actuó dolosamente contra la demandante; y Se encuentra igualmente establecido que la recurrente, sin ser cómplice en el dolo de dicho tercero, obtuvo un provecho del mismo”, señala el fallo.

“En la especie, el provecho necesario para interponer la acción de autos se manifiesta en que Inversiones "Molin", gracias a la sustracción y venta de instrumentos financieros de CORFO, logró obtener el rescate de los fondos que había confiado al Grupo Inverlink, pues por la insolvencia de esta última al mes de febrero de 2003 no existía posibilidad alguna de que los inversionistas pudiesen recuperar sus fondos", añade el fallo.

El llamado “caso Inverlink” saltó a la palestra en enero del año 2003, cuando quedó al descubierto el robo de información privilegiada del Banco Central, dirigido entonces por el Carlos Massad, también ex ministro de Salud durante el gobierno de Eduardo Frei Ruiz Tagle, y que significó el robo de caudales públicos.

PUB/CM