La fiscalía del Ministerio Público resolvió ingresar la acusación en el denominado caso Luchsinger–Mackay en contra de las 11 personas que han sido investigadas desde el 30 de marzo pasado. 

Diez de ellas se encuentran en prisión preventiva y uno de ellos, José Peralino Huinca, con arresto domiciliario total. 

La Fiscalía acusó a las 11 imputados por el delito de incendio con resultado de muerte terrorista en contra del matrimonio Luchsinger–Mackay, pidiendo para 10 imputados presidio perpetuo calificado. 

En el caso de José Peralino, se le reconoce las atenuantes de la conducta anterior y además haber colaborado con la investigación de acuerdo a lo que dispone la Ley Antiterrorista, por lo que se pide para él 10 años y un día de presidio. 

Además se piden 6 años de presidio por porte y tenencia ilegal de armas de fuego, situación que también está incluida en la acusación que el Ministerio Público presentó finalmente en contra de los imputados. 

El plazo vence el sábado pero la Fiscalía resolvió ingresar este viernes la acusación al Juzgado de Garantía para que se de inicio al plazo para programar la audiencia de preparación de juicio oral en esta causa.

PUB/CF