El Partido Socialista pasó al Tribunal Supremo de la colectividad a Myriam Olate, la esposa del diputado Osvaldo Andrade y quien se encuentra en la polémica tras recibir una pensión mensual de más de $5 millones tras renunciar como subdirectora técnica de Gendarmería.

Mediante una declaración pública, la tienda política indicó que "a raíz del caso de las pensiones recibidas por la ex funcionaria de Gendarmería, Myriam Olate, el Partido Socialista de Chile ha resuelto que su situación sea puesta en conocimiento del Tribunal Supremo del Partido dada su calidad de militante PS, para que dicha instancia se pronuncie en concordancia con los acuerdos congresales de enero".

"Sin perjuicio de lo anterior, las y los socialistas declaramos que no es concebible ni puede seguir siendo aceptable que Chile cuente con un Sistema de Pensiones basado en diferencias injustificables entre trabajadores, como el que nos rige hasta el día de hoy desde su creación en la dictadura cívico-militar, y que, en concordancia con nuestro proyecto socialista de un país que exige mayor justicia social, su reformulación será una tarea ineludible del próximo Gobierno", agrega el documento.

De igual manera, la colectividad recordó que "durante la realización de su 30 Congreso Nacional de enero del 2016", la tienda política "resolvió fortalecer la probidad y la transparencia instituyendo que todas y todos nuestros militantes deben ceñirse estrictamente al código de ética partidario y que cualquier transgresión deberá ser inmediatamente investigada por nuestros órganos disciplinarios".

Bancada de senadores respalda que el caso sea revisado por el Tribunal Supremo

Por su parte, la bancada de senadores del PS también emitió una declaración pública tras la confirmación que el caso será visto por el Tribunal Supremo.

Al respecto, indicaron que "es irritante la desigualdad en las condiciones para jubilar entre la gran mayoría de los chilenos, que cotizan en un sistema de capitalización individual como las AFP, en comparación con quienes han cotizado en un sistema de reparto, en especial aquellos establecidos para el personal de las FF.AA y de Orden.  Como socialistas lo que buscamos es que las y los chilenos cuenten con pensiones dignas.

"El origen de esta desigualdad está en la reforma previsional impulsada por la dictadura en 1980, de la cual se marginó expresamente a los uniformados", agregan.

De igual manera, destacan que "es relevante la revisión de todas aquellas normas que puedan generar abusos o excesos, aunque sean legales, que no se condicen con la realidad general del país o del sector público. Nos parece que una pensión de $ 5.000.000, pagada por el Estado, no se corresponde a la actual situación del país".

"Lamentamos profundamente que la situación de una militante, que ha cumplido una función pública, comprometa al Partido, generando una crítica injusta sobre el conjunto de la militancia, y en una profundización de la desconfianza de la ciudadanía en la política y en los partidos", afirman.

"Por estas razones, apoyamos que sea revisado por el Tribunal Supremo, entendiendo que esta situación afecta a una militante y no al conjunto del Partido y su militancia", culmina el documento.

PUB/CM