A partir de las 11:30 horas, en el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago, se revisará las medidas cautelares a las que están sometidos los principales imputados del caso Penta, Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano. 

Esto se produce en la última etapa de la causa y a cuatro meses del cierre de la investigación, y los imputados piden las últimas diligencias y la rebaja de medidas cautelares. 

La revisión de medidas cautelares la solicitó el defensor de Délano y Lavín, el abogado Julián López, bajo el argumento del extenso período de tiempo que transcurrió desde la formalización el año pasado. 

En lo que respecta a la investigación de este tipo de delitos, ahora el Ministerio Público cuenta con un nuevo medio de prueba: Las medidas intrusivas de interceptaciones telefónicas, aplicables al soborno y al cohecho. 

Esto, luego del criterio que estableció la 12° Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, cuando dio luz verde al uso de las escuchas telefónicas en la resolución que anuló de forma parcial el juicio por cohecho internacional relativo al general en retiro Víctor Lizárraga, en la arista Famae del Caso Fragatas. 

PUB/VJ