Al menos una treintena de familiares de las víctimas del tsunami que este martes debían entregar su testimonio en audiencia en la que se analiza la suspensión condicional del procedimiento de esta causa, no pudieron llegar a Santiago por no contar con recursos para pagar el viaje desde sus ciudades de origen hasta la capital.

Así lo hicieron saber varios de los que consiguieron viajar y llegar hasta el Centro de Justicia de Santiago la mañana de seste martes, y que no ocultaron su malestar por la falta de deferencia de los organismos que, aseguraron, comprometieron previamente condiciones de atención mínimas mientras se encontraban en Santiago para el desarrollo de la audiencia.

Erica Valdés aseguró que varios familiares, en su mayoría de la ciudad de Constitución, no pudieron llegar hoy martes porque no contaban con dinero y que el día lunes habían conseguido viajar porque se había dispuesto un bus municipal.

La mujer relató que durante la primera jornada de audiencia, en la que 34 familiares de los fallecidos el 27 de febrero del 2010 entregaron su testimonio en estrado, muchos ni siquiera almorzaron porque no tenían.

Erica Valdés narró que desde la Fiscalía se les había dicho previamente que habría alojamiento y alimentación, cosa que, aseguró, no se cumplió.

Sus afirmaciones fueron reforzadas por abogados que confesaron haber tenido que sacar plata de sus propios bolsillos para comprar sándwich.

Esta situación retrasó el inicio de la audiencia de hoy martes, diligencia a la que sólo unfamiliar pudo llegar para atestiguar, e incluso llevó a solicitar que sea suspendida.

Fue el abogado querellante, Raúl Meza quien pidió a la magistrada Carolina Gajardo que se postergue la audiencia de hoy por el impedimento que tuvieron muchos para viajar y, además, solicitó que el Ministerio Público aclara cuáles fueron los recursos comprometidos para la cobertura de atención de los familiares de las víctimas.

PUB/CM