La titular del 7° Juzgado de Garantía de Santiago rechazó suspender la audiencia en la que se analiza la suspensión condicional de la investigación del denominado Caso Tsunami, luego de que así lo solicitaran abogados representantes de las víctimas.

Los querellantes en la causa argumentaron vicios de procedimiento luego de que varios familiares no pudieron viajar a Santiago por falta de cobertura logística, cuya responsabilidad atribuyeron al Ministerio Público.

El inicio de la segunda jornada de audiencia se vio retrasado este martes dada la ausencia de los familiares de las víctimas, por cuanto los abogados querellantes solicitaron postergar la diligencia después de constatar que solo uno de los afectados consiguió viajar para entregar su testimonio.

La petición fue finalmente rechazada por la jueza Gajardo, que luego dispuso el inicio de la audiencia para recoger el testimonio de la única persona que logró llegar hasta el tribunal.

La petición de los abogados se generó luego de que una treintena de familiares de las víctimas del tsunami que hoy martes debían entregar su testimonio en la audiencia, no pudieron consiguieron viajar hasta la capital por no contar con dinero para costear sus pasajes.

La situación reforzó al malestar de los familiares y de sus representantes, los que denunciaron que el Ministerio Público no cumplió su compromiso previo de ofrecer cobertura logística para el traslado y alimentación de los familiares de las víctimas que, en su mayoría, habitan zonas alejadas del sur del país, la más golpeada por el terremoto y tsunami del 27 de febrero del año 2010.

Muchos de ellos, denunciaron, apenas probaron bocado durante la primera jornada de audiencia celebrada este lunes en el Centro de Justicia de Santiago.

Los que se vieron impedidos de llegar este martes pertenecen a la ciudad de Constitución, los que ayer lunes fueron trasladados en un bus municipal, según indicaron.

PUB/CM