La situación en la Región de los Lagos no mejora, todo lo contrario. La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura informó que la marea roja que azota las costas padece un "inédito" aumento en "intensidad y extensión". 

El Comité Científico Asesor de Emergencia alertó a través de un informe sobre el avance de la microalga Alexandruim catenella, señalando que esta aún se encontraría en fase de crecimiento. 

"Considerando el ciclo de vida de la microalga y los mecanismos oceanográficos de dispersión, es decir las corrientes, es previsible que se siga extendiendo y ampliando su distribución espacial a lo largo de la costa", afirma. 

El informe asegura: "Es la primera vez que se detecta con esta intensidad la floración de la microalga causante de la toxina paralizante de mariscos en la costa expuesta de la Región de Los Lagos".

El desalentador panorama presupone un "inédito avance e intensidad de la floración de Alexandruim catenella hacia el norte del Canal de Chacao y las concentraciones de veneno paralizante de mariscos registrados en los sectores de Carelmapu, Maullín, Río Negro y Bahía Mansa".

Según reporta el comité, pese a que la información es escasa, la presencia de esta microalga se podría deber a las características climáticas que imperan a escala local y global, influyendo directamente en las condiciones del océano y fortaleciendo la capacidad de desarrollo de estos microorganismo, condición que se vería intensificada por el fenómeno de El Niño, considerado superior a los eventos de los últimos 50 años. 

Con relación al periodo de detoxificación, los expertos argumentaron que esto dependerá del nivel de contaminación en las especies, pudiendo prolongarse desde un mes hasta incluso un año, dependiendo esto de los niveles de concentración de tóxicos presentes. 

El veneno ha sido detectado en almejas, machas, choritos, choros zapato, culengue, tumbao, navajuelas, locos, lapas, piures y cochayuyo. Ante ello el mensaje de la autoridad sanitaria a no consumir estos productos ni crudos ni cocidos.

 

PUB/SVM