El candidato a alcalde de la Nueva Mayoría por la comuna de Cerro Navia, Mauro Tamayo, junto a la diputada PPD Cristina Girardi, presentaron una denuncia ante la Contraloría General de la República por intervencionismo electoral contra la Municipalidad de Cerro Navia, cuestionando además la malversación de recursos públicos de la actual administración para efectos de campaña. 

Durante los días miércoles 19 y jueves 20 de octubre de 2016, aparecieron en la comuna más de un centenar de postes del alumbrado público, con avisos publicitarios sobre la instalación de una piscina municipal. En el cartel se detalla que el proyecto tiene un monto de inversión de $1.400 millones de pesos.

Tras ello, los vecinos de la comuna denunciaron que dicha construcción no existe, y que los fondos destinados para su construcción, por medio del Consejo Regional Metropolitano, se entregaron hace más de cinco meses. 

Al respecto, Mauro Tamayo y la diputada Girardi sostienen que este aviso carece de veracidad y que se trata de un anuncio realizado durante el período electoral previo a las elecciones municipales, lo que constituye una situación de intervencionismo electoral por parte del Municipio que tiene como único objetivo favorecer la nueva postulación del actual edil de Cerro Navia, Luis Plaza.

“Hoy día que estamos a días de los comicios electorales no toleramos que recursos públicos se gasten en campaña electoral, porque la probidad no puede seguir estando en tela de juicio en Cerro Navia, por eso llamamos a la Contraloría General de la República a ejercer las acciones por la urgencia del caso”, explicó Tomayo.

Sobre ello, la diputada agregó que “la comuna se llena de una propaganda que no tiene que ver con difundir un proyecto, sino que quiere claramente difundir propaganda electoral, ya que esto está puesto en torno a todos los locales de votación. Y eso lamentablemente se está haciendo con recursos del municipio, que son recursos de todos los vecinos de Cerro Navia”, 

Además, la parlamentaria se dió el tiempo de recordar  la deuda que mantiene la actual administración con los profesores de la comuna, además del edificio y gimnasio municipal que se encuentran hipotecado a la banca. 
 

 

PUB/IS