En las salas de clases de los diferentes establecimientos educacionales del país hay una concentración de 30 alumnos promedio, lo que equivale a que existe 1,1 metro cuadrado por alumno en enseñanza básica. 

Mientras que de acuerdo a la superficie por estudiante en países que integran la Ocde, los niños y niñas tienen un espacio mucho más amplio llegando a un promedio de 2 metros cuadrados por alumno.

Estos datos fueron entregados por un estudio realizado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), quiénes calcularon el déficit en infraestructura de los colegios referente a los espacios educativos más importantes como aulas, gimnasios, talleres, laboratorios y salas de computación.

Las proyecciones que realizó el consultor externo de la CChc y ex asesor del Mineduc, Marcos Miranda, dan a conocer que para lograr tener estándares internacionales al año 2025, el país debería invertir cerca de 307 millones de UF.

“Para poder aumentar los estándares lo ideal es ir desarrollándolo por etapas y cambiando la infraestructura en los recintos de apoyo como lo son los talleres y salas de informática, se debe ir agrandando las aulas, pero teniendo en cuenta que una cosa es el espacio y otra la habilitación que se le da con el mobiliario disponible”, señaló a Publimetro Marcos Miranda.

De acuerdo al escenario actual que pudo arrojar el estudio, los gimnasios de establecimientos que cuentan con educación media tienen un déficit de 42.800 metros cuadrados, por lo que para disminuir las brechas de infraestructura, el experto da una serie de recomendaciones que parten con un mejoramiento basal de los espacios educativos.