¿Eres de los que ha decidido capear los 37 grados con un refrescante helado? Según un estudio, en Chile existen varios como tú.

El calor sofocante de este verano y la variada oferta de helados disponibles actualmente en el mercado nacional, han hecho de este producto algo cada vez más apetecido. Ya no solo existe el helado de agua, hoy encontramos helados orgánicos, gourmet que mezclan lo dulce con lo salado, artesanales, sin azúcar, sin gluten, etc. Es tanto el fanatismo por este producto,  que el consumo per cápita en Chile supera en algunos casos los 35 mil pesos al año, cifra muy superior a la de otros países del continente como Venezuela y Uruguay. El rubro factura 700 millones de dólares en el país.

Además, durante el verano, su consumo aumenta hasta en un 50%. “En general el mercado del helado es bastante estacional. Crece fuertemente en verano, llegando a duplicarse", señala Pilar Lamana, dueña de Gelatería Biancolatte.

La industria de los helados es una empresa creativa y en constante progreso para atender las necesidades de los consumidores cada vez más exigentes y apegados a lo natural y que a veces, también por razones de salud, no quieren perder el privilegio de disfrutar de este producto. 

Sin embargo y aún con toda la oferta gastronómica saludable que existe, es importante recordar que en exceso todo hace mal, por lo que advertir su consumo con estos simples consejos, puede hacerlo mucho más amigable y nocivo para el cuerpo:

- Hidratarse: tomar helado por el placer del sabor, no para intentar saciar el apetito o la sed.

-Evitar añadir crema y salsas: todo eso convierte a un helado en una verdadera bomba calórica, lo que tendrá prontas repercusiones en el peso corporal.

-Consumir durante el día: se recomienda tomar helado durante el día y evitarlo de noche, ya que así habrá tiempo para ayudar a eliminar las calorías extra consumidas.

PB/MC