El 19 de enero de este año la Región Metropolitana amaneció bajo una tóxica nube de humo, luego de que se produjera un incendio en el relleno sanitario Santa Marta, lo que evidenció nuevamente la difícil relación que hoy se da entre la ciudad y nuestros desechos.

En promedio en Chile, cada persona produce un kilo de basura al día y nuestros desechos se dirigen a rellenos sanitarios, en el caso de la Región Metropolitana, o en vertederos regulados y no regulados, dependiendo las regiones.

La diferencia entre los rellenos y los vertederos sanitarios, es que los primeros cuentan con un proceso de impermeabilización del terreno en que se asientan, de tal manera que no haya contaminación de los suelos ni las napas subterráneas. Además, en algunos de éstos el biogas que se genera es utilizado para producir energía eléctrica.

En la otra vereda están los vertederos, ilegales o autorizados, los que no cuentan con un tratamiento del suelo y que, inevitablemente, generan contaminación de los suelos y de las napas subterráneas, así como diversas externalidades negativas para las comunidades aledañas.

En Chile, según cifras del Ministerio del Medio Ambiente, hay 38 rellenos sanitarios en el país, que cubren el 77% de los tratamientos de residuos domiciliarios. También se registran 47 vertederos, que cubren el 23% restante. De éstos, 20 no tienen autorización sanitaria. Sin tener en consideración todos lo botaderos clandestinos a lo largo del país.

El ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, señala que desde 1995 se generó un punto de inflexión en el tratamiento de los residuos, cuando todos se dirigían a vertederos y basurales. "Hoy el 77% de las casi 7 millones de toneladas que generamos en nuestros hogares se disponen en alguno de los rellenos del país. Eso significa que hay mayor regulación, aunque es cierto que se requieren mejoras".

Para lograrlo, el ministro destaca que se trabaja actualmente en una nueva política nacional de gestión integral de residuos sólidos, aunque concluye que también es necesario hacerse cargo de la generación de residuos "tratando de que tratar de que llegue a los rellenos la menor cantidad posible, y para eso es necesario incrementar nuestras tasas de reciclaje, desde el 10% actual a al menos un 30% en una primera instancia", lo que se busca conseguir con la implementación de la nueva Ley de Reciclaje y Responsabilidad Extendida del Productor.

Actualmente Chile es uno de los países con mejor cobertura de retiro de residuos domiciliarios con un alcance del 97,7%, sin embargo las falencias están en los procesos posteriores, donde deben tratarse los residuos, en ése ámbito hay mucho que mejorar, según reflexiona el doctor en ingeniería de residuos, Marcel Szantó, quien destaca que "Chile produce una importante parte de residuos en materia orgánica, cerca del 50%, lo que implica lidiar con 22 enfermedades en los vertederos, por lo que lo complejo y el desafío es el tratamiento de esa materia orgánica, porque si la quito se acabó el problema, ya que el resto de los residuos es eventualmente reutilizable".

Szantó agrega que "hoy nuestra ingeniería responde a lo que debe hacer y los desafíos se están abordando de buena manera, porque Chile es uno de los países que más vacíos ambientales ha controlado en lo que a basura se refiere, cerrando y controlando vertederos en una parte importante del país, con un alto costo de inversión, porque el tratamiento de la basura es carísimo", y concluye que lo importante es poder aumentar las tasas de reciclaje de un 10% a un 40% en los próximos diez años.

La integrante de la comisión de Medio Ambiente de la Cámara, Andrea Molina, señala a Publimetro que “lo que estamos viviendo hoy no es lo que se espera porque las autoridades competentes no están fiscalizando como corresponde el tratamiento de los residuos. No es posible que hoy existan vertederos que no estén autorizados y que no tengan el tratamiento que se exige”.

La parlamentaria agrega que particularmente en la Quinta Región “tenemos un tremendo problema con la basura, estamos colapsados y no hay plantas de tratamiento que puedan hacerse cargo de este problema”.

Concluye Molina señalando que el tema de la basura se debe superar “haciendo cumplir la normativa que hoy tenemos y exigir la fiscalización y las multas a las autoridades competentes.Segundo, desarrollar programas educativos en conjunto con Salud y Medio Ambiente. Y tercero, la implementación de las leyes que se han desarrollado, como la Ley de Reciclaje y de Responsabilidad Extendida del Productor”.