Esta mañana, los senadores Andrés Allamand (RN) y Hernán Larraín (UDI) junto a los diputados Patricio Melero (UDI) y Nicolás Monckeberg (RN) se refirieron al anuncio del Ejecutivo, respecto al veto presidencial que aplicará en algunos puntos de la Reforma Laboral, luego de conocido el fallo del Tribunal Constitucional. Sobre esto consideraron “irresponsable la poca transparencia que ha mostrado el Gobierno en torno a este tema”.

En ese sentido, el presidente de la UDI y vocero de Chile Vamos, Hernán Larraín, criticó el proceder del Ejecutivo en esta materia. “Queremos protestar por esta forma irresponsable y oscura del Gobierno de tratar materias tan importantes como es el de la Reforma Laboral”

Larraín aseguró que “nos preocupa un Gobierno que cada día actúa de manera más irresponsable y sobretodo de manera poco transparente. Todavía no se conoce el contenido del veto y se habla de una ley complementaria cuyos contenidos no se conocen. Este es un gobierno que está retrocediendo a la época de las cavernas, de la oscuridad”

De igual manera, explicó que los vetos presidenciales  “no se pueden discutir,  solo se aprueban o rechazan” lo que a su juicio “demuestra solo un interés de pasar la aplanadora” por parte del oficialismo. “Nosotros no vamos a caer en la trampa y vamos hacer el mayor esfuerzo posible para que este veto sea contrastado con el fallo del Tribunal Constitucional  y esperamos que se ajuste a  él” Y agregó que “sería lo más grave, que un gobierno desconozca un fallo judicial de un tribunal llamado a corregir los fallos atentatorios a la Constitución y que se corrijan por un veto”, manifestó Larraín.

En tanto, Allamand hizo una crítica a los ministros del ramo: “Les hicimos ver que es completamente absurdo que este veto no se conozca, que los medios de comunicación tengan que estar especulando respecto de lo que el veto dice y no dice. Por lo tanto le pedimos al Gobierno que dé a conocer ya de qué se trata, sin más demoras”.

Asimismo agregó que “si había un aspecto en esta Reforma Laboral que era positiva, que apuntaba hacia el futuro y a las verdaderas necesidades de los emprendedores y trabajadores, eran las normas de adaptabilidad, sin embargo, las objetaron. Respecto al fondo, todo indica que el Gobierno, cediendo a la presión de la CUT, del Partido Comunista y del Partido Socialista, vetó las únicas normas que iban en la dirección correcta”.

Por su parte, Melero dijo que “queda en evidencia una suerte de revancha contra el fallo del TC, más que un ánimo por parte del Gobierno, de querer incorporar elementos positivos a la reforma laboral que el país tanto necesita. Esto porque el gobierno eliminó por la vía del veto, toda aquellas materias que había sido entregadas como “concesión a la oposición” como a las pymes. Es decir que hoy borran con el codo, lo que ayer escribieron con la mano”

Finalmente Monckeberg agregó que: “le parece lamentable que el Gobierno quiera legislar una le importante y que afecta directamente a los trabajadores, con esta lógica del gallito. Que si pierden frente al TC, también tienen que perder quienes presentaron el recurso con otras cosas, y no se dan cuenta que esa lógica sólo nos lleva a afectar más a los trabajadores y particularmente a los más vulnerables. No tenemos temor en votar en contra de un veto que elimina la posibilidad de realizar jornadas más flexibles, que benefician sobre todo a las madres y jefas de hogar".

PUB/CM