El ministro de Agricultura, Carlos Fuche, declaró a la Región de Valparaíso libre de la plaga de la mosca de la fruta y con ello a todo el país. El anuncio lo hizo en la comuna de San Esteban, en la zona de Los Andes, donde hace siete meses el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) encontró dos ejemplares del insecto. 

Tras la detección en la zona, el Ministerio de Agricultura, a través del SAG, activó un riguroso plan para evitar la dispersión y erradicar la plaga, el cual permitió recuperar la condición de Chile de ser un país libre de mosca de la fruta, gracias al trabajo conjunto de los agricultores del Valle de Aconcagua y del SAG. 

Al respecto, el secretario de Estado calificó la campaña como exitosa pues permitió erradicar un brote que afortunadamente apareció cuando ya prácticamente se había terminado la temporada. 

La iniciativa tuvo un costo de más de $285 millones en esa zona y de casi $1.500 millones en las otras regiones en que se detectó el insecto. 

“Este es un lugar que está muy expuesto, es el principal paso tanto de personas como de vehículos de carga pesada que vienen desde las economías que miran hacia el Atlántico, pero de Brasil y Argentina fundamentalmente", explicó el ministro. 

"Esos son países donde hay mosca de la fruta y la única manera de impedir que pasen es con un control muy estricto y con la colaboración de las personas. No hay ningún sistema que sea perfecto que impida a todo evento el paso de Mosca de la Fruta”, añadió. 

Además, la autoridad indicó que basta encontrar un par de ejemplares de Mosca de la Fruta para avisar inmediatamente a los socios comerciales que hay un brote en el país, lo cual significa aplicar un conjunto inmediato de restricciones a las exportaciones. 

En cuanto a las medidas de control, el ministro Furche explicó se hace a través de medios técnicos disponibles en la actualidad, tanto rayos X de toda la carga que se ingresa, como la ayuda de las brigadas caninas que son muy eficientes sobre todo para las personas. 

En ese sentido, destacó como la principal medida de control la educación. “Lo que necesitamos es la colaboración de las personas, tanto de los nacionales como extranjeros, y que acepten de buen grado la molestia que efectivamente se puede presentar en el control en frontera contra la cual tenemos un gran beneficio desde el punto de vista de la economía", dijo. 

En ese sentido, manifestó que "nuestro país exporta US$5.000 millones en fruta y una buena parte se produce en el valle del Aconcagua y en la fruticultura se emplean más de 400 mil personas y ese es el patrimonio que tenemos que proteger”, precisó. 

La campaña consistió en un aumento de trampas específicas para la detección de este insecto, muestreo de fruta susceptible de ser infestada, aplicación de insecticidas de baja toxicidad y medidas de cuarentena para evitar la eventual dispersión de la mosca de la fruta a otras zonas productivas de nuestro país. 

Esta iniciativa involucró a 661 predios, que abarcaron 7.195 hectáreas en las provincias de San Felipe y Los Andes, superficie que debió abordar medidas cuarentenarias, que impidieron que las especies producidas pudiesen salir del área regulada, sin los tratamientos requeridos por los países de destino. 

PUB/VJ