El 25 de enero, Claudio Araya (40) partió desde Arica, donde reside, junto a su señora, su hija y el pololo de ella, rumbo a Bolivia para sus esperadas vacaciones. La idea era recorrer La Paz, Cochabamba y Santa Cruz y luego regresar. Iban con todo presupuestado y todo programado, y decidieron recorrer en bus para poder “disfrutar de los paisajes”.

Pero al momento de regresar, Claudio terminó siendo uno de los casi 80 chilenos que no pueden volver al país producto del paro de camioneros que tiene bloqueadas las fronteras desde el domingo pasado y donde le exigen a Evo Morales una reforma tributaria. A pesar de que hoy finalizó el paro en algunos lugares, los chilenos siguen varados.

Araya afirma a Publimetro que estando de vacaciones comenzó el cierre de carreteras en los puntos más importantes de Bolivia, y que actualmente llevan cinco días atrapados junto a su familia sin poder regresar. “Ayer se levantó en La Paz, pero acá en Santa Cruz aún no te dejan pasar por la ciudad, a pesar de que en varios puntos ya está abierto”, afirma, “Lo más terrible, por lo que he sabido, es la situación en Cochabamba donde ayer estaban apedreando los camiones”.

Pero lo más preocupante según este ariqueño, es la situación que vivió junto a su familia al llegar al consulado chileno en Santa Cruz. “Fuimos al consulado en Av. René moreno 551, segundo piso y cuando le explicamos nuestra situación a la señora que nos atendió nos dijo que ‘No estaban para ayudar’ y que si quería podía prestarnos el teléfono para hacer una llamada a Chile, que esa era toda la ayuda que nos podían dar”, explica afectado. “Eso fue en una conversación formal y yo no entendía porque en ningún minuto la tratamos mal, pero ella a nosotros sí. Nos pasó una tarjeta, y me dijo que era un tonto, que quién me había mandado a viajar a un país tan feo. Eso yo lo encontré más terrible aún”, agrega.

Claudio afirma que se ha topado con varios chilenos y que todos han pasado por situaciones similares en distintos puntos del país y distintos consulados. “No nos pidieron datos ni nada, y es lamentable porque se supone que ellos están para ayudarnos en una situación así”, cuenta.

“Aquí todo es muy bonito, por eso hay tantos turistas chilenos. De estar en el paraíso, terminamos viviendo esa situación muy dolorosa, porque nos trataron de cualquier cosa. Y en vez de recibir buen trato y ayuda de los chilenos, han sido los bolivianos quienes nos han tratado con mucha cordialidad y respeto”, finaliza.

Claudio, junto a decenas de compatriotas siguen en la espera de una respuesta para poder retornar lo antes posible al país. Por mientras algunos como él se quedan en hoteles, y otros duermen en los terminales de buses. El regreso aún es incierto, pues según él mismo cuenta, hay amenazas de que los pasos que fueron abiertos, volverán a cerrar el lunes de la próxima semana.

PB/MC