El fiscal de Quellón, Rodrigo Valladares, confirmó que se está investigando la denuncia por la brutal matanza de pingüinos de Magallanes, ocurrida en los islotes Esmeralda y Guapiquilán, en la zona sur de la Isla Grande de Chiloé-. 

De acuerdo con los antecedentes entregados por el fiscal los responsables de la muerte de estos animales, cuya carne se utiliza como carnada, no arriesgan penas de cárcel y para calcular la multa correspondiente se debe determinar primero la cantidad de animales afectados. 

“Estos delitos no tienen penas corporales”, ratificó Valladares, agregando que más allá de la investigación y sanciones que puedan originarse, se está coordinando entre varios servicios públicos la forma para declarar protegidos estos lugares y frenar la caza furtiva. 

Según la información que reproduce el portal SoyChiloé, testigos relatan que los responsables de estas matanzas son pescadores de jaibas, los que utilizan la carne de pingüinos y de lobos marinos como carnada.  

PUB/NL