Un verdadero laboratorio aéreo es el que están utilizando 14 científicos que trabajan a bordo de un avión de la Nasa sobre los cielos de Punta Arenas, destacó este viernes el ministro (s) del Medio Ambiente, Marcelo Mena, en el marco de una investigación sobre las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y los lugares y elementos que lo absorben en los océanos, con el objetivo de ver el efecto de éstos sobre el clima. 

Las tomas de muestras son realizadas por los investigadores a bordo de un avión dotado de equipos de medición, los que en una serie de vuelos —que duran ocho horas cada uno— miden distintos compuestos químicos que están presentes en la atmósfera. 

Los océanos con bajas temperaturas disuelven grandes cantidades de gases, lo que sumado al metabolismo de las algas y los distintos microorganismos que albergan son claves en la absorción de CO2.

Al respecto, el ministro (s) Mena aseguró que Chile se transformará en un país protagónico respecto al cambio climático. 

Recordó que en la Cumbre del Clima de París en 2015 abogó por relevar el rol de los océanos en la captura de carbono, y en la importancia que tienen en estos de protegernos de la variabilidad climática. 

“Cuando hay actividad biológica, los océanos actúan como verdaderos bosques que consumen el CO2 causante del cambio climático. Por eso, entender mejor los procesos que capturan carbono es fundamental, así que por lo tanto para el Ministerio del Medio Ambiente es muy grato ver cómo la ciencia está abordando estas problemáticas”, explicó. 

Por su parte, Ernesto Díaz, científico de la NASA, dijo que el objetivo principal de esta investigación es ver como los gases se están intercambiando entre la atmósfera y el mar. 

“Además, estamos viendo qué cantidad de CO2; y oxígeno existe, y después lo comparamos con la cantidad de algas y la productividad que hay en el mar. Esperamos poder hacer estudios del clima con estos datos”, agregó. 

PUB/VJ