Entre los años 2014 y 2015 las farmacias fiscalizadas por el Instituto de Salud Pública (ISP) en la Región Metropolitana son 631. También se ha cursado 369 sumarios sanitarios en contra de ellas, y se ha cerrado 145 de esos comercios, los que además quedaron con prohibición de funcionar por no contar con un químico farmacéutico. Esta última cifra corresponde al 10 por ciento de las farmacias existentes en la región capital.

Así lo informó esta jornada el propio ISP, luego de una fiscalización de esos comercios que realizó en el sector de Santa Isabel con Portugal (sector centro de Santiago) el director de ese instituto, Alex Figueroa, y que concluyó con una farmacia Ahumada cerrada por falta de químico farmacéutico, y otros dos locales de las cadenas Salco Brand y Cruz Verde con multas por seguir practicando “la canela”, que los dueños de las farmacias llamas “asignaciones variables en los sueldos”.

“La Ley está hecha, en este caso específico, para proteger la salud de las personas, para hacer un uso responsable de los medicamentos. Por lo tanto, las asignaciones variables en los sueldos se justifican para cosméticos, para pañales, para cremas, para productos afectos al IVA, no así para medicamentos, porque eso es promover el alza en el precio de ellos y, al mismo tiempo, favorecer un uso poco responsable de los medicamentos”, dijo Figueroa.

En la oportunidad se dijo que las fallas más habituales que presentan las farmacias son la interrupción de la cadena de frío, la ausencia de control de temperatura en la sala de ventas, publicidad en los medicamentos afectos a receta médica y el mal almacenamiento de los productos refrigerados, y la práctica de “la canela”.

Cabe señalar que las multas por esa última práctica pueden ascender hasta las mil UTM, unos 44 millones de pesos por trabajador.

PUB/CM