Por el acopio y la fundición clandestina de baterías de plomo, la PDI detuvo a un ciudadano peruano y a tres chilenos en un operativo desarrollado en La Pintana.

En el lugar donde se efectuaba los ilícitos, la policía encontró 70 toneladas de baterías y 70 toneladas en lingotes de plomo fundido, que los individuos pretendían enviar fuera del país con documentación falsa.

El prefecto inspector Hugo Pérez señaló que “la PDI, a través de su unidad especialidad contra los delitos del medio ambiente, fiscalizó este lugar de acopio clandestino de baterías, logrando la detención de cuatro personas que se dedicaban al acopio, a la fundición y a la comercialización de este material peligroso que genera un grave daño a la salud y provoca un gran lucro".

Y agregó que "el móvil que tenían era precisamente, a través de documentación falsa, exportar estos lingotes de plomo que fundían acá en forma ilegal".

Según los registros de la policía, ese es el mayor acopio ilegal de plomo de los últimos años, y fue avaluado en más de 170 millones de pesos.

Por otro lado, las autoridades de Salud evalúan la situación por el eventual daño al ecosistema y a los habitantes del sector. Por esa razón, el seremi metropolitano de Salud, Carlos Aranda, decretó la prohibición de funcionamiento y el cierre inmediato del recinto clandestino.

PUB/NL