En una señal de transparencia, y en busca de limpiar su imagen luego de lo que tuvo que pasar debido a la denuncia en tribunales de un grupo animalista en su contra por maltrato animal, el dueño del circo Los Tachuelas, Joaquín Maluenda, abrió las puertas de su parcela en la comuna de La Pintana a los medio de comunicación para mostrar en qué condiciones viven los animales que allí tienen. 

El pasado martes la fundación animalista Edra (Equipo de Defensa y Rescate Animal) interpuso una denuncia por maltrato animal en contra de Joaquín Maluenda.

El “Tachuela grande” fue formalizado por el maltrato de ocho tigres, 15 monos un emú y un oso pardo. Uno de los tigres debió ser trasladado ese mismo día a una clínica veterinaria por su grave estado, Sasha, de 17 años y ciega de nacimiento. 

Esta jornada el clan Maluenda abrió las puertas de su propiedad para mostrar que los animales de más de 25 especies que allí viven están en buenas condiciones, bien cuidados, atendidos y alimetados, que la infraestructura donde habitan está conforme a la ley y que sus propios veterinarios aseguran que la salud de los ejemplares está bien. 

“Yo tengo veterinarios que ven esa parte (…) Lo que si podría molestarme es que si la gente quiere el bienestar animal, por qué no me colaboró diciéndome lo que le faltaba a los animales, gente profesional, los etólogos, los veterinarios, y no venir a acusarme a mí que estoy tratando de sacar adelante animales que están jubilados, que aquí no están exhibidos, que aquí no entra nadie a verlos", dijo Joaquín Maluenda. 

"Esto es sin fines de lucro, donde hay más de dos millones de pesos en gasto mensual para su alimentación, y aquí hoy son animales viejos, jubilados, y que en ninguna parte podrían tenerlos para lucrar con ellos”, agregó. 

En total, 120 días durará la investigación de la causa en la que fue imputado el “Tachuela grande”, y solo entonces se sabrá si efectivamente hubo maltrato animal en contra de los 25 ejemplares denunciados. 

PUB/CF