Luego de 30 años de existencia, el Colegio Cumbres decidió eliminar la reja que separaba a los hombres y mujeres del establecimiento.

Según informa  La Segunda, el recinto educacional de los Legionarios de Cristo tomó dicha decisión permitiendo la interacción de todos los alumnos en los recreos, aunque las clases continuarán siendo por género.

Asimismo, la publicación indicó que los estudiantes de tercero medio tendrán once horas de clases en conjunto "dada la necesidad de que los alumnos comiencen a enfrentarse a la realidad que les tocará vivir en el mundo universitario".

El Colegio Cumbres tendrá además otros dos cambios: ya no habrá rectores separados para el establecimientos de los hombres y de las mujeres, sino que solamente una persona hará tal labor; y se suprimió la prohibición de que docentes masculinos le hicieran clases a las alumnas.

PUB/CM