El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, anunció durante esta jornada que el polémico puente Cau Cau deberá ser construido prácticamente de nuevo, lo que implicará un costo adicional de $10 mil millones. 

Al respecto, el vicepresidente del Consejo de Ingeniería Civil del Colegio de Ingenieros de Chile, Miguel Ropert, señala que "si el puente presenta los problemas por todos conocidos, es mucho mejor tomar la decisión de construir todo de nuevo, porque el riesgo de reparar nuevamente una obra que podría no quedar bien (si no se construye de nuevo) es demasiado grande, sobre todo considerando todo el daño que se la ha hecho a toda una comunidad".

Ropert destaca que el daño no sólo se le ha hecho a la comunidad de Valdivia y de la Región de Los Ríos, sino que también a la imagen de los ingenieros del país en la escena internacional. "Este es un gran lunar en nuestra ingeniería nacional, que afecta nuestra reputación y prestigio tanto a nivel nacional como internacional", acota, aunque destaca que "es sólo eso, un lunar, porque nuestro país sigue siendo conocido en el mundo por la alta calidad de sus profesionales en el ámbito de la ingeniería, que se demuestra, por ejemplo, en los temas sísmicos, donde somos líderes a nivel mundial". 

"Lamentablemente el tema del Cau Cau afectó mucho nuestra imagen país, pero hay superarlo y construir un puente levadizo que cumpla todas las condiciones y exigencias que en Chile se acostumbra en las grandes obras de ingeniería como esta", complementa Ropert. 

En relación a los desaciertos en la construcción de esta obra, el profesional agrega que para no repetir los errores del pasado "es necesario hacer un buen prediseño, una invitación a proyectistas con conocida experiencia, y después una licitación con empresas con experiencia, porque en nuestro país se invierten miles de millones de dólares cada año en el sector público y privado en obras de gran envergadura, y las cosas se hacen bien porque tenemos buenos profesionales". 

El representante del Colegio de Ingenieros indica también que esta obra "desde un principio se hizo mal, desde el diseño y la elección de las empresas que no tenían mucha experiencia, y después comenzaron todos los problemas que hoy ya todos conocemos", y concluye insistiendo que esto "es sólo un lunar en nuestra experiencia nacional en ingeniería, porque somos un país con un alto prestigio internacional y lo que queda es solucionar este grave problema que se cometió con el (puente) Cau Cau". 

PUB / DIG