En Chile, 111 son las escuelas que imparten la carrera de Kinesiología con casi 24.000 estudiantes matriculados. Esto, según afirman desde el colegio de Kinesiólogos, se debe a la falta de regulación del Estado y tiene como resultado una saturación del mercado laboral.

Dificultades para encontrar trabajo, precarización de los empleos y disminución de las expectativas económicas. Esas son algunas de las dificultades a las que actualmente se debe enfrentar un recién egresado de la carrera, sumado a las grandes diferencias en formación de los diferentes establecimientos que la imparten.

El presidente del Colegio de Kinesiólogos de Chile, Leandro Miret, ante el elevado número de alternativas y propuestas que tienen los jóvenes en esta época del año, da algunos tips para quiénes deseen seguir esta carrera.

Acerca de la elección de la casa de estudios, Miret afirma que  “la formación de profesionales de salud debe ser universitaria y que la elección de un Instituto Profesional para estudiar Kinesiología por los aparentes menores costos puede ser un grave error”.

Un ejemplo que plantea, es que los Kinesiólogos egresados de los IP, lo hacen sin el grado de licenciado, por lo que el estudiante demorará más tiempo en nivelarse académicamente y quedará en desventaja a la hora de optar a una oportunidad laboral.

Otro consejo que da es que la universidad que elijas debe estar acreditada, pues considera una condición mínima de calidad y se vincula con opciones a financiamiento Estatal.

Finaliza recalcando que “en los primeros años, la universidad de la que se egresa cumplirá un rol preponderante frente a las oportunidades laborales", por lo que la decisión no debe ser tomada a la ligera.

 

PB/MC