Tras las últimas lluvias en la zona central del país, el Colegio Médico Veterinario advirtió que muchas veces las personas se olvidan de sus mascotas, que también pueden sufrir los efectos de las precipitaciones.

Nicolás Rocha, vocero y asesor del Colegio, alertó sobre las enfermedades que pueden afectar a las mascotas, los riesgos tras los efectos de la lluvia, y entregó además recomendaciones para evitar daños mayores a su salud.

El profesional indicó que, antes que todo, se recomienda mantener siempre seco y protegido de lluvia el lugar donde la mascota habita. La presencia de humedad, frío y cambio de temperaturas bruscos propicia la aparición de enfermedades.

“Se recomienda también mantener un buen estado sanitario de nuestras mascotas, procurando que las vacunaciones y desparasitaciones se encuentren al día; proporcionando una alimentación balanceada, que permita mantener el sistema inmunitario fuerte y capaz de combatir estas enfermedades emergentes", dijo.

Para el caso del complejo respiratorio canino, señaló que existe apoyo en la inmunidad local a través de productos (vacuna) que se instilan en las fosas nasales. "Esto permite preparar a nuestra mascota de mejor manera ante la exposición de agentes infecciosos causantes de enfermedad respiratoria”, explicó.

Sobre qué hacer si las mascotas se expusieron a la lluvia y frío, señaló que es recomendable limitar los paseos estrictamente a lo necesario y en caso que la mascota se moje por motivo de lo anterior, procurar el secado del pelaje y patas una vez arribado al hogar.

“En este caso se podría justificar el uso de ropa protectora en el caso de los perros, si es que se presentan lluvias. Asimismo, se recomienda evitar el contacto con otras mascotas en plazas o parques de juego de manera masiva, por cuanto la traqueobronquitis viral canina es altamente contagiosa, pudiendo complicarse si no se tienen los cuidados debidos”, advirtió.

También indicó que los cambios bruscos de temperatura, de un lugar calefaccionado a la intemperie, por ejemplo, suponen un factor de riesgo para la presentación de enfermedades respiratorias.

Se debe además proporcionar las condiciones sanitarias apropiadas para que el sistema inmunitario de la mascota combata de buena manera los agentes infecciosos.

Otras patologías que podrían estar asociadas a este contexto es la Leptospirosis, que es una enfermedad bacteriana zoonotica, que puede afectar tanto al perro como al hombre.

Esta patología emerge en episodios que le son favorables para su crecimiento, como es el caso de desastres naturales, aguas estancadas producto de periodos de lluvias intensas o inundaciones y condiciones de baja urbanización con presencia de basurales, añadió.

En estas circunsctancias, los roedores y caninos en las zonas urbanas y los animales de crianza en zonas rurales, son los principales reservorios y contaminan el medio ambiente con la eliminación de bacterias a través de su orina.

Finalmente, recomendó controlar periódicamente a las mascotas y cumplir con la frecuencia de vacunaciones y desparasitaciones y alimentación es fundamental para mantener un buen estatus sanitario.

PUB / DIG