El periodista argentino Jorge Lanata escribió este sábado una columna en el diario Clarín de su país, en donde nombró al hijo de la Presidenta Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos, como uno de los componentes de la "elite" de la corrupción latinoamericana.

En el escrito, titulado "Ideología y moral en América Latina, también aparecen los nombres del presidente boliviano Evo Morales, el ex líder brasileño Lula da Silva y figuras del kirchnerismo.

"Robar desde la izquierda tiene charme. Ahora resulta que hay un complot continental que “obligó” a distintos líderes regionales a volcarse al bolsillo ajeno. No habrían podido evitarlo. Sebastián Dávalos, el hijo de Bachelet, fue llevado por la fuerza a una reunión con su esposa y el vicepresidente del Banco de Chile para pedir un crédito de 10 millones en plena campaña electoral. Con el crédito express el matrimonio compró unos terrenos que al poco tiempo fueron reevaluados por el fisco y ganó una amplia diferencia", indicó.

"El bolsillo mezcla, y es difícil volver a pasar de business a turista. Pero ahora el panorama es la imagen de unos pequeños y tiernos ciervitos bien intencionados acorralados por las fauces de la prensa conservadora. Pero cuando el ciervito le afana el tríplex a los que lo votaron, ¿qué deberíamos hacer? La discusión es en verdad muy vieja y tiene que ver con los medios, los fines, la laxitud, los supuestos dueños de la moral y los límites que se imponen en el poder aquellos que creen tener siempre la razón", agregó.

"¿Hay alguna diferencia entre que nos roben por derecha o por izquierda? Tal vez haya una: que el que nos roba por izquierda nos roba también la única esperanza de que esto sea distinto. Es lo que la década de populismo nos mostró. La única esperanza, otra vez, es una democracia quiza gris pero plagada de controles, donde los bolsillos tengan las divisiones del caso. La idea del complot no hace diferencias políticas: siempre es mejor adjudicar el presente a un plan externo para perjudicarnos que a responsabilidades propias", expresó.

Por último, Lanata indicó que "tal vez sea ingenuo, de nuestro lado, pensar que izquierda o derecha hacen diferencias a la hora de abusar del poder. El sentido de la división de poderes atiende justamente a eso desde hace siglos:cualquiera puede verse tentado, nadie está santificado por su ideología sino por su conducta (...) A la hora de gobernar hemos visto que la supuesta izquierda ocupa el poder como la peor de las derechas. La ideología y la moral no conectan necesariamente. Si fuera así, sería todo más fácil".

PUB/CM