Por ocho votos a favor y cinco en contra, la comisión de Trabajo de la Cámara Baja aprobó este martes el veto presidencial a la Reforma Laboral, el cual suprime los pactos de adaptabilidad sobre jornadas y horarios.

De esta forma, la iniciativa pasa a discusión inmediata a la Sala de la Cámara, la cual debatirá sobre el tema durante este miércoles.

El presidente de la instancia, el parlamentario DC Patricio Vallespín, señaló que "después de la negativa absoluta de los parlamentarios de derecha de abrirse a llegar a un acuerdo para que la titularidad sindical pudiera ser resuelta a nivel constitucional, lleva al Gobierno al camino que le queda".

Otro de los legisladores que aprobó la iniciativa, el PPD Tucapel Jiménez, remarcó que “hemos dado un paso importante. El proyecto va sin la titularidad sindical como hubiésemos querido, pero sí va con el fin del reemplazo en huelga y con una mayor participación de mujeres mediante un piso de negociación.

"La derecha parlamentaria recién se está dando cuenta de los efectos negativos de su decisión de haber acudido al Tribunal Constitucional no sólo para los sindicatos, sino que también para los empresarios”, agregó.

PUB/CM