La Comisión Mixta llegó a un acuerdo este martes y despachó el proyecto de Reforma Laboral para ser votada por la Cámara de Diputados y el Senado.

En caso de que la iniciativa sea votada positivamente y ratificada por ambas instancias, quedará en condiciones para su revisión constitucional y posterior promulgación.

Entre los puntos principales del acuerdo, se encuentra la negociación interempresa (voluntaria para pymes y obligatorias para grandes empresas), el derecho a información financiera para los sindicatos para la negociación colectiva, la huelga pacífica y la subcontratación constituida como práctica desleal.

"En el día de hoy repusimos algo que se había perdido en el Senado, que es el derecho de los sindicatos interempresas, de negociar, tanto en la mediana como en la gran empresa, un procedimiento que va a permitir que en el futuro se negocie por rubro y áreas económicas", detalló el presidente de la comisión mixta, el senador Juan Pablo Lettelier.

“Se ha dejado de lado también en la comisión mixta lo que es la relación laboral como 'pacífica' o 'violenta', y por último se ha precisado lo que son las prácticas desleales que pudiesen incurrir en contra de los trabajadores contratista", agregó.

El parlamentario también señaló que con esto, “hemos dado un nuevo paso en restablecer lo que es el espíritu de esta reforma, de devolverle los derechos a los trabajadores que perdieron hace más de 40 años en nuestro país".

Tras esto, los parlamentarios de oposición reiteraron su decisión de recurrir ante el Tribunal Constitucional por temas como la titularidad sindical, la extensión de beneficios y la negociación interempresa.

"Estamos convenidos que este proyecto tiene serios vicios de inconstitucionalidad, no se puede pretender arrebatarle el derecho a negociar colectivamente a un grupo de trabajadores y condicionarlos a que estén afiliados a un sindicato", afirmó el diputado de Renovación Nacional, Nicolás Monckeberg.


PUB/CM