Han pasado 2 largos años desde que un incendio de enormes proporciones afectó a Valparaíso, afectando al sector de La Pólvora hasta el del Vergel, que incluye doce barrios de la ciudad y los cerros Mariposas, Monjas, La Cruz, El Litre, Las Cañas, Merced, La Virgen, Santa Elena, Ramaditas y Rocuant. Como resultado, casi tres mil familias de porteños perdieron su vivienda de manera parcial o definitiva, en el que ha sido catalogado como el mayor incendio urbano de la historia de Chile, que dejó como saldo a más de 12.500 damnificados, de casi 3.000 familias que perdieron su vivienda.

La ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball, llegó a la zona de la catástrofe para dar a conocer los avances del proceso de reconstrucción y destacó que actualmente “los cerros afectados presentan una nueva cara”, considerando que las obras abarcan una remodelación en las escalas de vivienda, barrio y ciudad. 

“Estas obras sirven para que las personas puedan tener una vivienda en condiciones de habitabilidad y seguridad como se requiere para que esto no vuelva a ocurrir. Y, respecto de las viviendas, cerca de 1.240 son las que debemos reparar o reponer en los propios cerros. Para ellas es que se han realizado todas estas medidas de mitigación”, aseguró la ministra Saball.

El coordinador del movimiento ciudadano Valpo Inteligente, Álvaro Arriagada, presenta reparos a la información entregada por el Minvu y señala en diálogo con Publimetro que “la situación en que muchas familias se encuentran hoy es bastante crítica, no sólo porque no ha existido una real solución a la problemática habitacional de los vecinos, sino también porque ha existido un tremendo desorden, disparidad de criterios y errores comunicacionales graves que se han traducido en una mala utilización de los recursos y también en la información que le llega a las familias”. 

Arriagada agrega que “esas 380 familias que hasta el momento siguen sin solución habitacional se encuentran en una situación crítica y requieren una pronta respuesta, por lo que desde Valpo Inteligente hemos hecho un análisis institucional, político y social y nuestra conclusión es que la reconstrucción está al debe”. 

La señora Juana Menares, dirigente social, vocera y representante de las familias del cerro Las Cañas, declara a Publimetro que “lamentablemente hay instancias que están a cargo de esto que están fallando, que sería el Serviu. La reconstrucción de las viviendas ha sido muy lenta y se acerca un nuevo invierno”, aunque reconoce que “los avances del programa Mi Barrio (del Minvu) se notan y eso hay que destacarlo también”. Agrega que, a su juicio, otro motivo del retraso se debe a que “las empresas han fallado, han dejado a muchas familias abandonadas, les contaron un cuento súper bonito y después las olvidaron con todos sus papeles, eso es una burla y un menosprecio a nuestra pobreza”. 

La delegada municipal para la reconstrucción, dependiente de la Municipalidad de Valparaíso, María de los Ángeles de la Paz, señala a este medio que “la evaluación que hacemos no es muy buena ni ha sido lo esperable, porque han sido procesos demasiado lentos y aún hay muchas familias que no tienen solución habitacional, aunque destacamos los avances de un proceso que implica intervenciones a nivel de vivienda, barrio y ciudad,”. 

Indica además que a dos años de esta tragedia “no es posible que aún hayan 500 familias que no tengan una solución habitacional”, y en ese sentido comenta también que “es preocupante el nivel de gasto que se ha hecho en relación a los recursos comprometidos, porque la Presidenta anunció 510 millones de dólares para la reconstrucción en 8 años. Esos recursos deben ser ejecutados en un 25% de avance anual, pero vemos que en Valparaíso eso no está pasando porque no han llegado ni a la mitad de la ejecución de los recursos”.