Luego de rendir la PSU, llega el momento en que los estudiantes  deberán definir la carrera que les permitirá una proyección en su futuro desarrollo profesional y personal.  Los siguientes tres criterios pueden ser de ayuda a la hora de tomar la decisión correcta:

Hacer un reconocimiento de quién somos y deseamos ser
Cuáles son las habilidades que poseemos, qué es lo que más nos gusta hacer en la vida y se logra proyectar en una carrera profesional; cuál es el lugar donde nos gustaría trabajar; con qué tipo de personas y herramientas deseo trabajar en la profesión que elija; cuáles son los objetivos que deseo plantearme en un corto; mediano y largo plazo. Estas preguntas son la clave para tomar una definición profesional.

Elementos a considerar previo a la elección de la carrera
“Es importante que elijamos con tranquilidad, ya que la opción que determinemos nos puede convertir en el profesional que siempre hemos deseado ser”, destaca el profesor de la Facultad de Educación de la Universidad Central, Carlos Guajardo.
“Para ello debemos procurar aspectos como: revisar los años de prestigio y acreditación de la universidad, tener en cuenta si la carrera se encuentra acreditada, cuáles son los índices de empleabilidad de sus egresados, cantidad de docentes con postgrado, becas internas que posea la universidad durante el transcurso de la carrera, convenios internacionales que me permitirían efectuar intercambios con otros países, actividades extraprogramáticas, prácticas o salidas a terreno y lo más importante, tener una explicación completa de la malla de la carrera a través de directivos o docentes que componen las determinadas instituciones de educación superior”.

Elección de la carrera
La decisión en cuanto a la carrera que deseamos estudiar, resulta ser lo más difícil en el proceso de definición vocacional; para ello es importante actuar con juicio de realidad, pero a la vez, con el deseo de ser el profesional que nos proyectará en el futuro laboral.
“No podemos olvidar que al momento de decidir se deben conjugar factores como: conversar con la familia y profesionales que se encuentren en el ejercicio de la carrera, que mis hábitos sufrirán algunas modificaciones como consecuencia del tiempo que dedicaré a los estudios, que la profesión elegida será la que nos hará felices y al mismo tiempo contribuirá a una necesidad país y por sobre todo en ningún caso podemos sentirnos obligados por algo o alguien a estudiar una profesión que no queremos”, finaliza el especialista de la Universidad Central.