No es una sorpresa afirmar que las cirugías plásticas reparadoras y estéticas aumentan exponencialmente en nuestro país. Y es ese mismo fenómeno el que también expone a la población a buscar procedimientos a manos de profesionales más económicos, o sin la especialidad adecuada, los cuales no siempre terminan de la mejor forma.

Es por eso que, la Sociedad Chilena de Cirujanos Plásticos (SCCP), decidió elaborar una guía práctica para ayudar a todos quienes tienen en mente realizarse una operación o intervención quirúrgica. Así, los pacientes podrán escoger de forma responsable al profesional más idóneo para lo que se deseen realizar, sin el riesgo de caer en manos inexpertas.

Son tres simples pasos los que hay que seguir para evitar caer en estafas y que el sueño de una vida mejor no se convierta en una real pesadilla:

1. Título y acreditado: Si usted es de los chilenos que se decidió realizar una intervención quirúrgica, ya sea para mejorar o reparar alguna parte de su cuerpo, es relevante que conozca quién será el médico al cual le confiará esta tarea y su vida.

En la actualidad, cualquier médico general puede llevar a cabo una cirugía, por lo que escoger al profesional que operará es clave para cumplir con las expectativas que se tengan y disminuir los riesgos y complicaciones.

La SCCP recomienda averiguar la formación académica que posea el experto. Debe tener título de Médico de alguna universidad reconocida; una especialización en Cirugía Plástica, tanto en las áreas reconstructivas como estéticas; estar reconocido por el Colegio Médico de Chile y acreditado por la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica y/o certificado en el país o en el extranjero, mediante la Corporación Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Médicas (CONACEM).

2. Conoce los posibles riesgos y complicaciones: Antes de continuar, es necesario que usted esté 100% seguro de la cirugía que se realizará y el cambio que buscará con ésta. Toda operación involucra riesgos, por lo que, antes de tomar cualquier decisión, es recomendable averiguar bien cuáles son. Todas las cirugías y cuerpos son distintos y reaccionan de diferente manera. Además, es necesario tener en cuenta si se tiene alguna enfermedad o condición que pudiera interferir en el pre y post operatorio. Este paso es clave para lo que vendrá en el futuro, ya que es el inicio de un viaje que marcará para siempre su vida.

3. El primer encuentro: La consulta es una instancia clave. En ese momento no sólo se encontrará por primera vez con quien será su médico y compañero de ruta, sino que podrá conocerlo en detalle, al igual que su entorno. Es importante que esta reunión siempre sea con un cirujano plástico certificado y debidamente acreditado y no con un médico general, enfermera o ejecutivo comercial. Dicho experto deberá informarlo de todos los pasos que involucrará la intervención, o sea, dónde se realizará, quiénes lo acompañarán y cómo será el pre y post operatorio. Momentos en que él y su equipo lo deberán acompañar. Además, será el encargado de solicitarle exámenes para conocer su estado actual de salud.

PB/MC