El lunes de esta semana los estudiantes del Instituto Cumbre de Cóndores Poniente de la comuna de Renca iniciaron el año escolar 2016, lo que fue de manera anticipada de los 1.043 establecimientos educacionales del país que el próximo jueves 3 de marzo volverán a la rutina de levantarse temprano y estar en una sala de clases.

Muchas veces el estrés de volver a clases es generado desde los padres hacia sus hijos, así lo explicó a Publimetro el psicólogo clínico y director académico de la Universidad de Las Américas de la sede de Viña del Mar, Jonathan Martínez.

“Muchas veces se extrapola el estrés de los papás a los hijos y son ellos quienes les transmiten angustia y ansiedad a los niños, por eso es importante decirle con calma que pronto van a empezar las clases”, señaló Martínez.

Para que los padres y apoderados se vayan preparando para el próximo 3 de marzo, el experto da cinco consejos para que tanto los padres como los estudiantes esperen ese día con tranquilidad.

1. Crear hábitos o rutinas establecidas: Si los estudiantes tienen horarios bien señalados les facilita porque se disminuye la incertidumbre y así tienen menos ansiedad.


2. Hablar de forma positiva del colegio: Es bueno que los padres o apoderados de los niños les comenten buenas cosas del colegio para que así no lo vean como algo castigador, por eso se les debe comentar que ellos van a ir a aprender más que el tema de las notas.


3. Establecer horarios de sueño: Es ideal que una semana antes del ingreso a clases se vayan regulando los horarios de ir a dormir, para que así el día antes de entrar al colegio no sea tan traumático.


4. Mantener actividades de ocio: A pesar que es necesario interiorizar que las vacaciones terminaron y se va a entrar a una rutina, también es importante tener actividades de ocio para que no sea difícil de sobrellevar.


5. Diferenciar las actividades de acuerdo a las edades de los estudiantes: Dependiendo de la edad del escolar se deben ir creando actividades u horarios para seguir en el período previo y durante las clases, en el caso de los niños pequeños entre pre kínder hasta 4º básico, se deben establecer horarios fijos para que ya sepan lo que va a suceder cada día, en cambio para los adolescentes se les debe dejar un poco más solos porque ellos pueden expresar con más facilidad lo que les gusta o desagrada del colegio, por eso para ellos se les debe apoyar en los proyectos a futuro y poner más ojo en las notas que son mucho más importante para la educación superior.