La organización consideró que la "violencia desmedida" con la que se ataca "a quienes piensan distinto" atenta "contra la convivencia nacional y la libertad de expresión".

La Comunidad Judía de Chile deploró el "tono descalificatorio" presente en cuestionamientos a la columna publicada por Nicolás Copano en Publimetro el martes pasado, con el título "Medio Oriente y la verdad a medias". La organización expresó, al mismo tiempo, que su postura sigue estando en favor "del diálogo, la coexistencia y del rechazo a la violencia".

La entidad se refirió así a las reacciones planteadas desde la Federación Palestina de Chile en torno a la citada columna.

"Lamentamos profundamente el malestar y tono descalificatorio utilizado por diversas autoridades de dicha Federación tanto hacia nuestra institución, como también hacia Nicolás Copano, por el solo hecho de dar su opinión respecto al conflicto que se vive entre israelíes y palestinos, haciéndose simplemente cargo de la complejidad del tema", expresa la Comunidad Judía de Chile en una declaración pública.

"Como Comunidad Judía de Chile tenemos una mirada totalmente opuesta, no sólo en aspectos de fondo, sino también de forma. La violencia desmedida con la que se ha atacado a quienes opinan distinto nos parece definitivamente atentatoria en contra de la convivencia nacional y la libertad de expresión", añade la entidad.

"Calificar de agentes o enemigos a las personas que aceptan una invitación a visitar Israel o Palestina y expresan una opinión libremente, es violento y ofensivo", enfatiza.

La Comunidad Judía también afirmó que actos "como las amenazas de muerte que integrantes de la comunidad palestina se han permitido hacer por las redes sociales hacia un miembro de nuestra comunidad, por el simple hecho de respaldar lo expuesto por Nicolás Copano, en su columna de opinión, nos parecen inaceptables. No es como los chilenos queremos construir un mejor país para todos".

El organismo reiteró un llamado a la responsabilidad "en el uso del lenguaje, ya que hay suficiente evidencia de que mal usado puede ser un incentivo a la violencia".

"Como chilenos judíos queremos ser agentes del diálogo, y este se consigue con respeto. No instalemos en nuestro país un escenario de confrontación, sino que construyamos un espacio que permita buscar soluciones a un conflicto que todos lamentamos, y así podamos sumar voluntades para mantener la paz en nuestro país y, mejor aún, exportarla al Medio Oriente", declara la entidad.

PUB/FD