Cerca de las 14:00 horas gran parte de los manifestantes se dispersaron de las principales calles de Santiago, luego de los incidentes que se registraron en la finalización de la marcha estudiantil convocada por la Confech, Cones y Aces, la que avanzó de forma continua por el sector sur de la Alameda frente al Ministerio de Educación.

Cerca de la altura de la estación de metro Santa Lucía, un grupo de encapuchados saqueó un local de comida rápida llevándose la caja registradora del lugar.

De acuerdo a información de Metro de Santiago, la estación de La Moneda se encuentra cerrada y la estación Universidad de Chile solo tiene habilitado el acceso por calle Ahumada.

La vocera de la Confech, Camila Rojas, al ser preguntada por los incidentes que se presentan señaló que el llamado es a una manfiestación pacífica y espera que la Presidenta Bachelet los pueda escuchar porque se está acabando el tiempo.

“Podemos ver que acá la gente sigue marchando porque quieren educación de calidad y este es el centro, hoy la Presidenta no está en Chile y esperamos que donde esté nos esté escuchando porque queremos construir una verdadera reforma de educación y se está acabando el tiempo”, comentó Rojas.

En el acto de finalización de la marcha estudiantil, la también vocera de la Confech y presidenta de la Feusach, Marta Matamala, comentó que los estudiantes saldrán a las calles "con o sin permiso"

“Hoy no somos sólo los estudiantes en Chile a los que nos siguen abusamos y reprimiendo, por eso vamos a seguir en la calle una u otra vez por una educación digna y no sólo para los que tienen plata, por eso saldremos con o sin permiso a manifestarnos”, señaló Matamala.ç

La movilización estudiantil se replicó en varias ciudades del país y en Santiago los estudiantes cifraron en 100 mil los asistentes a la convocatoria que llevaba por nombre "Que los cambios no queden en promesas, vamos a transformar la educación".

En los últimos momentos se han registrado detenciones por parte de Carabineros, pero aún no existe una cifra oficial de personas apresadas por desórdenes en la vía pública.

PUB/ SQM