Por sexto año consecutivo, la Asociación Gremial de Industriales del Pan de Santiago (Indupan), lanzó el concurso para definir cuál es la Mejor Marraqueta. La competencia busca destacar la calidad del trabajo de la panadería tradicional chilena, con una característica especial: por primera vez se exigirá que tengan un porcentaje de reducción de sodio.

Las inscripciones estarán abiertas hasta el próximo miércoles 5 octubre y la final se realizará el 14 de octubre, en el Centro Cultural Estación Mapocho. Esto último debido a que el citado gremio estará desarrollando en el lugar la última jornada de la Feria de la Panadería y Pastelería Chilena (Fipach).

La idea del concurso es que los panaderos deberán mostrar sus habilidades, entregando una muestra de marraquetas constituida sólo por unidades de entre 90-100 gramos, de acuerdo a la receta que habitualmente utilizan en su panadería.

Los requisitos establecen además que la marraqueta no debe llevar materia grasa en su formulación.
Una vez que comience la competencia el panel de expertos que oficiará como jurado eleccionará a los 10 mejores participantes para la etapa final. En ella, otro panel de expertos analizará nuevas muestras de los postulantes, de las que desconocerán su origen hasta definir los lugares.

Ellos evaluarán cada una de las muestras en competencia, tomando en cuenta una serie de parámetros, tales como: Volumen, color, brillo, crocancia y espesor de la corteza. Además, color, sabor y estructura de la miga.

Como nueva modalidad  para este año; sólo podrán  participar aquellas panaderías que hayan reducido a lo menos un 10% de sal.

Sobre el motivo para realizar el concurso sólo analizando este tipo de pan, el presidente de Indupan Santiago, José Carreño, manifestó que “la marraqueta sigue siendo la reina de las panaderías y la más preferida en la mesa de los chilenos. Además, dentro del pan es la más saludable, pues no contiene materia grasa en su formulación, lo que la hace altamente recomendable. Por ello, les invitamos a consumirla día a día”

Cabe recordar que se estima que el consumo per cápita de pan en Chile fluctúa entre 86 y 90 kilos al año, lo que nos ubica entre los mayores consumidores a nivel mundial.

PUB/NL