El Segundo Juzgado Militar de Santiago condenó a cuatro tenientes de Carabineros, quienes fueron declarados culpables de cuasidelito de homicidio de los aspirantes a oficiales Sebastián Andrés Pinuer Barría (19) y Julio Ignacio Ulloa Vargas (22), ocurrido en febrero de 2011. 

De acuerdo al fallo, los condenados serían Rodrigo Alejandro Oakley, Sergio Antonio Molina, Nicolás Esteban Silva y Jesús Ignacio Wastavino. 

El juez militar Oscar Rojas logró establecer que los acusados "incurrieron en negligencias inexcusables permitiendo que se sobrepasen los límites del riesgo permitidos en una actividad de instrucción" realizada en un predio en Curacaví. 

Según consignó Emol, los jóvenes fallecieron por un golpe de calor debido al extremo esfuerzo y deshidratación al que fueron sometidos, por lo tanto, los cuatro uniformados recibieron una pena de tres años de reclusión menor en su grado medio. 

En el fallo se asegura que el trote de calentamiento que debieron realizar los aspirantes a oficiales se extendió por aproximadamente 35 a 40 minutos, en momentos en que la temperatura marcaba los 33° C. 

"Se sobrepasaron los márgenes de riesgo permitidos en la situación contexto, aumentándolo ilícitamente, incurriendo en una acción que lleva -implícita- una imprudencia temeraria", indica el fallo. 

“Los condenados se excedieron en las exigencias físicas hacia los aspirantes de primer año, con conocimiento de aquello, aumentando a conciencia, el riesgo de dicha actividad más allá de lo lícitamente permitido", se agrega. 

PUB/CM