La madre de Bastián Bravo, Mireya Sepúlveda, fue condenada a tres años y un día de libertad vigilada  por el delito de abuso sexual impropio de su hija de 6 años.

La acusación contra la mujer se origina en la desaparición de su hijo mayor, el cual tras dos meses de búsqueda fue hallado muerto en la cuesta Lo Prado.

Durante la investigación, personal policial revisó los computadores de los padres del joven, en donde se hallaron 18 fotografías de alto contenido sexual en donde aparece la menor de 6 años.

En el marco del juicio el padre de Bastián, Iván Bravo señaló que las imágenes fueron tomadas en "contexto de juego", agregando que “las fotos son de mi hija, las sacó Mireya con el teléfono celular".

Cabe mencionar que la Fiscalía había solicitado al tribunal una condena de 11 años en contra de Sepúlveda por los delitos de abuso sexual y producción de material pornográfico infantil en contra de su hija .

Ante la sentencia, el Ministerio Público indicó que iba a revisar el fallo de 150 páginas para decidir si pide la nulidad de la condena.

PUB/CM