“No los dejaremos gobernar”, esta fue la declaración que el vocero  de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces), Diego Arraño, emitió tras la frustrada marcha estudiantil del pasado jueves 26 de mayo.

Estas palabras no trajeron críticas sólo de parte de gobierno, sino que desde los mismos secundarios quienes hicieron notar sus diferencias con la forma de radicalización estudiantil.

Desde la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones), señalaron que no estas frases no contribuyen a generar el apoyo de la ciudadanía.

“Nosotros no nos vamos a hacer responsables por los dichos de Diego, porque a fin de cuenta si queremos recuperar el encanto en la ciudadanía no podemos salir con esas declaraciones incendiarias y diciendo frases que más que apagar el incendio es seguir echándoles bencina”, señaló a Publimetro el vocero de la Cones, José Corona.

Frente al cuestionamiento de la Cones, el representante de los secundarios más radicales afirmó las diferencias entre ambos grupos, pero señaló que los problemas son de forma porque las demandas son las mismas.

“Los problemas que tenemos con la Cones son de forma y no de fondo porque ambos queremos cambios estructurales en educación, por eso quiero creer que las palabras de José son simples equivocaciones, porque la idea es unificar al movimiento y esto no se podría hacer con lo que son ellos, las juventudes del gobierno que están legislando a espaldas de la ciudadanía”, agregó Arraño.

Al ser catalogados como “juventudes del gobierno”, Corona respondió que el pertenecer a partidos políticos no quiere decir que dejen de pelear por los ideales.

“Nosotros militamos en partidos políticos que pertenecen al gobierno, pero más que representar al gobierno nosotros representamos a los estudiantes, porque en caso contrario estaríamos tomando té con Burgos si fuera necesario, pero no es así estamos peleando con todos los que estén en contra de los estudiantes”, sostuvo el vocero de la Cones.

Desde ambas agrupaciones afirmaron que no se puede hablar de quiebre, pero si de diferencias de forma.