Durante la mañana de este martes, los representantes de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) llegaron hasta las dependencias del Ministerio de Educación para entregar una carta, en la que piden que las autoridades del Mineduc se puedan hacer responsables de la entrega errónea de la gratuidad para los estudiantes de educación superior.

A pesar que hace algunas semanas la Confech decidió paralizar las conversaciones con el Mineduc, este martes optaron por hacer llegar una carta para plantear su postura en defensa de los estudiantes, pero dejando claro que aún no volverán a tener un diálogo fluido.

“La entrega de la carta es para clarificar la postura del movimiento estudiantil respecto al problema de los preseleccionados de gratuidad, y hacer un emplazamiento directo al Mineduc que no vamos a permitir que ningún estudiante pierda el derecho de acceder a la educación superior por errores de prácticas, pero la entrega de la carta no significa volver a conversar con el Mineduc”, señaló a Publimetro la vocera de la Confech, Marta Matamala.

Idea similar fue la que planteó el otro vocero de la Confech y presidente de la Feuc, Daniel Gedda, quien además comentó el tema de la glosa presupuestaria.  

“No podemos volver a tener gratuidad mediante glosa presupuestaria”, señaló.

El emplazamiento de los estudiantes al Ministerio de Educación es para que puedan establecer una lista con las personas afectadas, la que esperan puedan contrastar con el catastro que están llevando a cabos desde los mismos estudiantes.

“Nosotros estamos elaborando un catastro, pero sabemos que el Mineduc tiene que tener fuentes propias y esperamos que sean ellos los que nos puedas dar las respuesta de cuántos son los estudiantes para poder generar un contraste con nuestra lista”, agregó la vocera de la Confech.

Además de la nómina con los estudiantes que están en esta situación, desde la Confech señalaron que si se decide que no todos los estudiantes que ya fueron asignados con la gratuidad podrán gozar del beneficio, se debe buscar una alternativa de financiamiento.

“Hoy día un estudiante que es rechazado de la gratuidad, ya se quedó fuera de los plazos de todo el resto de las postulaciones de beneficios como becas y créditos por lo tanto aquí lo que tiene que ocurrir es una respuesta para responder de otra manera, porque es la única forma que una familia tiene que su hijo pueda estudiar”, enfatizó Matamala.