A un día de los dichos de la ministra de Educación, Adriana Delpiano, donde señaló que la Universidad Autónoma se les había “colado” en la gratuidad, las reacciones de los estudiantes no se hicieron esperar y señalaron estar de acuerdo con lo planteado por la secretaria de Estado, pero que no les deja de preocupar el tema.

“Como estudiantes lo dijimos, desde que se inició esta gratuidad que habían instituciones siendo investigadas por lucro como la Autónoma que no gozan de mayor calidad, sin embargo estaban igual contempladas en la reforma y lo que dice la ministra es cierto, lo lamentable es que su propio gobierno no la escuche”, expresó la vocera de la Confech, Camila Rojas.

Desde la agrupación que reúne a los alumnos universitarios, agregó que la cuestionada institución es la que recibe la mayor parte de los recursos de parte del Estado, y temen que suceda lo mismo con la Universidad San Sebastián.

“Esta institución es la que está recibiendo más recursos por gratuidad, donde el 80% de los estudiantes reciben el beneficio y lo más lamentable es que el proyecto mantiene las mismas condiciones y por lo tanto podrían ingresar otras instituciones que tampoco puedan contar con estándares mínimos a la gratuidad, y ya hay una que cumple como la Universidad San Sebastián que estaría cumpliendo con los años de acreditación necesarios, pero vendría a ser un caso similar al de la Autónoma”, agregó Camila Rojas.

La también vocera de la Fech, dejó en claro que no sirve tener universidades que más acomodadas, sino que hay que preocuparse de las instituciones estatales.

“No sirven tener instituciones de boutique donde van las clases más acomodadas del país, sino que por el contrario instituciones estatales deberían recibir una mayor cantidad de estudiantes”, aseveró.

Sobre los polémicos dichos de Delpiano por la gratuidad otorgada a la Universidad Autónoma, el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, no quiso referirse al caso puntual, pero dejó en claro que se debe tener responsabilidad en otorgar dineros estatales.

“Hay un problema evidente y es que los estudiantes han pedido educación de calidad y uno esperaría que un sistema que da gratuidad está poniendo dinero para la educación de un joven, por lo tanto hay una responsabilidad enorme a quien se le entrega el financiamiento, ahora para muchos fue una sorpresa cuando aparecieron otras universidades sin que estuviera claro que el dinero puesto tuviera un sello de calidad, no me voy a pronunciar de ninguna universidad en particular y tampoco de la que me están preguntando, pero si hay una alerta de la forma de entender el juicio”, comunicó Vivaldi.