El Consejo para la Transparencia decidió ordenar a la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas que entregue el texto que contiene la Ley Reservada del Cobre, lo que significa dar por finalizado el secreto que se aplicaba a dicha normativa.

La decisión fue adoptada luego de recibir la petición de Salvador Soto Fortes, que solicitó copia íntegra de la Ley Nº 13.196 el pasado 13 de octubre de 2015.

Tras la petición, la mencionada subsecretaría se negó a cumplirla argumentando necesidades de seguridad nacional. Sin embargo, el solicitante interpuso un amparo ante el Consejo para la Transparencia, y éste acordó por unanimidad, a través de su Consejo Directivo, que la Ley Reservada del Cobre es pública, salvo el artículo 3° inciso primero, el que debe mantenerse en reserva.

Tras la determinación, desde el Ministerio de Defensa informaron que esa cartera no apelará al fallo del Consejo.

“Hemos decidido no apelar para los efectos de que esa ley sea conocida por todos los chilenos y podamos, de alguna manera, tener tranquilidad de que lo que se está haciendo en el ámbito de la Defensa va encaminado a lo que es nuestro sector, que es asegurar a los chilenos paz, tranquilidad, y que nuestra soberanía esté realmente protegida”, precisó el titular de la cartera, José Antonio Gómez.

Añadió que el segundo semestre de este año se enviará al Congreso una indicación al proyecto de financiamiento de las Fuerzas Armadas.

Al mismo tiempo, el diputado Jaime Pilowsky (DC), integrante de la comisión investigadora de la Cámara que estudia la acusación de apropiación indebida de fondos derivados de la citada ley, consideró que la decisión del Consejo para la Transparencia “representa el primer paso para tener una discusión clara y transparente para buscar un nuevo mecanismo de financiamiento para las FFAA que permita estabilidad, pero con los sistemas de control adecuados”.

“Es una aberración que en tiempos de democracia esta ley cuente con el secretismo con el que actualmente opera. No pueden existir más leyes reservadas o secretas que estén guardadas en cajas fuertes”, añadió.

“Queremos que la ley salga de la ley salga de la actual caja fuerte, donde se encuentra resguardada del conocimiento de los ciudadanos, que su texto sea conocido. No hay ninguna norma de esa ley que ponga en riesgo la seguridad de la Nación y muchos aspectos de la misma, fueron recogidos en el Libro de la Defensa de 2010”, enfatizó Pilowsky.

PUB/FD