Un adolescente de 15 años murió a causa del síndrome cardiopulmonar por Hantavirus, constituyéndose en el primer caso de esta temporada en la Región Metropolitana.


Las autoridades de salud indicaron que el joven se habría expuesto al virus cuando entró a un galpón utilizado como camarín, junto a una cancha de fútbol en Melipilla, cuyo entorno está rodeado por abundantes pastizales, malezas y un curso de agua.

Y aunque su letalidad ha bajado durante las últimas décadas en Chile, la enfermedad –trasmitida por vía aérea, al inhalar los aerosoles de las heces, orina o saliva del silvestre ratón colilargo- sigue causando la muerte a cerca de un tercio de los contagiados.

Al respecto, el doctor Claudio Vargas, encargado de epidemiología del Hospital de Urgencia Asistencia Pública, ex Posta Central, explicó los síntomas a los que hay que estar atentos ante la sospecha de un contagio. 

“Los primeros síntomas son fiebre, cefalea y mialgia o dolor muscular, seguido de síntomas gastrointestinales y dificultad respiratoria progresiva”, explica el profesional. “Como los primeros síntomas son poco específicos, ya que se dan en muchas enfermedades como la influenza, es importante estar atentos a si se ha estado expuesto a factores de riesgo: si la persona ha visitado zonas rurales, si ha acampado”.

Recomendaciones: 12 claves

  • Vargas entrega algunas medidas preventivas que deben aplicar todas las personas que trabajan, viven o visitan zonas que pueden estar expuestas a la infección, en especial en la limpieza y mantención de la higiene en el lugar.
  • Mantener una franja sanitaria de 30 metros alrededor de las viviendas o recintos, donde se mantenga despejado de basura y maleza que pueden ser usadas como alimento o refugio por los ratones. Con el pasto corto y bodegas o galpones fuera de ese perímetro. También dejar fuera los cúmulos de paja y ubicarlos en tarimas de 20 centímetros de alto.   
  • Mantener la basura en recipientes cerrados y de material resistente, al igual que el agua potable y los alimentos aún no consumidos.
  • Si se requiere desmalezar, aplicar productos raticidas siete días antes.
  • Sellar las posibles vías de ingreso de roedores a los inmuebles con materiales resistentes (acero, cemento), pero contando con sistemas que faciliten su ventilación permanente.
  • Previo al ingreso de lugares que han permanecido cerrados, se recomienda ventilar por 30 minutos, abriendo puertas y ventanas.
  • En recintos cerrados con acumulación de polvo, antes de limpiar se debe rociar una solución desinfectante para evitar la formación de aerosoles. Las superficies deben ser limpiadas con un paño humedecido en esta solución: se recomienda una dilución de 30 ml (dos cucharadas soperas) de cloro al 10% en cinco litros de agua.
  • Durante las actividades de aseo se deben usar en forma permanente guantes de goma gruesos. Una vez finalizadas las labores, se recomienda lavar las manos con los guantes puestos en una solución detergente o desinfectante, luego sacarlos y lavar las manos con abundante agua y jabón.
  • Los alimentos u otros elementos con evidencias de haber sido contaminados por roedores, deben ser eliminados en doble bolsa plástica, previo rociamiento con solución desinfectante, y enterrarse a no menos de 60 centímetros de profundidad.
  • Acampar siempre en camping autorizados, lugares abiertos y donde no existan evidencias de roedores.
  • Utilizar carpas con piso, enteramente selladas y limpiar el área donde se desea acampar.
  • Transitar por senderos o caminos habilitados y no internarse en lugares con vegetación abundante.
  • Evitar recolectar frutas silvestres o leña. 

PUB/NL